De Rossi será presentado este lunes en Boca y el domingo será un hincha más

Por cuestiones personales, el italiano no será anunciado hoy oficialmente como nuevo refuerzo, pero verá el partido por la Superliga frente a Huracán desde el palco.

Daniele De Rossi arribó ayer a la Argentina, para sumarse a Boca Juniors, donde iba a ser anunciado oficialmente como refuerzo hoy, pero su presentación fue reprogramada para este lunes por cuestiones personales.

De todas maneras, el italiano acudirá al partido ante Huracán en uno de los palcos, este domingo, por la Superliga.

El flamante refuerzo de Boca transita sus agitadas primeras horas en Argentina. Después de su arribo a Ezeiza, se dirigió al centro porteño para realizarse estudios previos a la firma de contrato y ayer a la tarde se entrenó por primera vez con el plantel.

Estaba pactado que el mediocampista que acaba de cumplir 36 años fuera anunciado hoy al mediodía en el Salón Filiberto de la Bombonera, aunque por motivos personales finalmente se pospondrá para el lunes, luego del primer compromiso con Huracán por la Superliga y antes de la revancha por la Libertadores con Atlético Paranaense (miércoles).

El motivo de la postergación se debe a asuntos personales del futbolista. Desde la institución desmintieron que fuera por la ausencia del presidente Daniel Angelici.

Lo que sí confirmaron desde el club es que el domingo estará presente en la Bombonera, aunque como un hincha más. De Rossi pisará el estadio “xeneize” por primera vez con la indumentaria azul y oro puesta, ya que no será contemplado por Gustavo Alfaro para la primera cita. Lo evaluarán físicamente y recién será tenido en cuenta para la tercera o cuarta jornada del campeonato (o por la Copa Argentina el mes que viene).

Hay que recordar que no está inscripto en la lista de buena fe de la Copa Libertadores y recién podrá ser una de las modificaciones en la nómina si el equipo accede a los cuartos de final.

El italiano, campeón del mundo en Alemania 2006, admitió estar “contento” de sumarse a Boca en medio de una marea de hinchas que lo fueron a recibir al aeropuerto de Ezeiza en su llegada al país.

Un grito “ahí sale” se escuchó poco antes de las 7 en el sector de arribos internacionales de la Terminal “A” y, de inmediato, una marea de personas se abalanzó sobre la figura del italiano, que raudamente salió acompañado de seguridad privada que empujó a la gente que se cruzaba, no importa si eran simpatizantes, periodistas o simples curiosos.

“Estoy contento” atinó a responder apretujado el ‘tano’ De Rossi a Télam, mientras recibía abrazos y demostraciones de afecto de los fanáticos “xeneizes” que le brindaron calor en la fría mañana porteña.

El italiano vistió durante su carrera únicamente la camiseta de la Roma y será jugador de Boca, luego de haber modificado la decisión primera de retirarse del fútbol a los 36 años.

En Boca habían decidido que De Rossi no tome contacto con la prensa en Ezeiza, pero Télam pudo rescatar una frase en medio de la gente que se aglomeró a su alrededor en medio del desorden, incluido un cronista que voló por el aire con su micrófono, más un carro con dos valijas que cayó casi en los pies de una abuela que, sorprendida, lo único que preguntaba era “quién llegaba”, como si se tratara de una estrella de rock.

Mientras tanto, la gente comenzaba a salir raudamente porque mientras las cámaras iban detrás del protagonista, los hinchas avanzaban sin fijarse lo que tenían por delante.

En ese contexto, los turistas que esperaban acercarse a los mostradores salieron corriendo y algunas valijas quedaban a la deriva, al igual que una radio de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) que luego fue devuelta por una buena acción de una persona que se preocupó hasta encontrar al dueño.

De Rossi, incrédulo y con deseos de llegar al auto que lo aguardaba a la salida de la estación aérea, ingresó en la camioneta junto a su esposa y tras acomodar las valijas los hinchas de Boca corearon su nombre y al grito de “esto es Boca, tano” le tomaban fotos.

Aquellos que llegaron desde las 4 y media de la madrugada en adelante, como los curiosos, y otros que soñaban con ver al ídolo italiano recibieron a un futbolista que en Buenos Aires movilizó a hinchas que buscan en él una referencia para ir por el objetivo que devela al club: ganar la séptima Copa Libertadores de América.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico