Declaran nula la resolución del juez Odorisio en el crimen de Martínez

La audiencia de control de detención y formalización de la investigación que llevó a cabo el lunes el juez Jorge Odorisio, en la que le dictó dos meses de prisión preventiva a José Antisoli, imputado por el homicidio de Ismael Martínez, fue declarada nula por el tribunal que revisó la medida de coerción. La juez Gladys Olavarría argumentó que la incorporación de algunos elementos probatorios que hizo Odorisio y que la Fiscalía no había realizado "demostró una evidente lesión al principio de defensa en juicio". Se hizo una nueva audiencia en la que otra juez -de todos modos- le dictó dos meses de prisión preventiva a Antisoli.

Ayer en la revisión de la medida de coerción de José Hernán Antisoli, imputado por el homicidio de Ismael Martínez, ocurrido el viernes 2 de febrero en el barrio Centenario de Kilómetro 14, se declaró nula la resolución que adoptó en la audiencia de control de detención el juez Jorge Odorisio.

En sus fundamentos el tribunal de revisión integrado por las juezas Gladys Olavarría y Mónica García sostuvo que tal como presentó el Ministerio de la Defensa Pública y corroboró la Fiscalía, el juez incorporó elementos probatorios a partir de la declaración de testigos que si bien fueron citados por el Ministerio Público Fiscal, no eran parte del órgano acusador, pese a lo cual dieron fundamento al dictado de la prisión preventiva.

“Esto demostró una evidente lesión al principio de defensa en juicio, como así también a la posibilidad de contradicción de estos elementos que utilizó el doctor Odorisio y que no fue argumentado por el Ministerio Público Fiscal” dijo Olavarría en su veredicto.

El agravio fue planteado por la defensora pública Lilian Bórquez, mientras que ayer la Fiscalía estuvo representada por la funcionaria Inés Bartels.

¿EL MOVIL?

La defensa recordó que además de hacer reserva por la ilegalidad de la detención, había pedido un cambio de calificación de homicidio simple a homicidio preteintencional, lo que no fue tenido en cuenta.

“El doctor Odorisio no solamente fundó el cambio de calificación, específicamente el sostenimiento de la calificación que había realizado el Ministerio Público Fiscal, desechando la calificación de la Defensa, sino también que lo tuvo como cierto respecto de dictar la prisión preventiva en base al peligro procesal de fuga; esto es argumentando la gravedad del hecho y la expectativa de pena” prosiguió Olavarría.

Las versiones incorporadas por Odorisio que no habían sido presentadas oralmente en la audiencia por parte de la Fiscalía, fueron el aparente móvil que habría tenido Antisoli para cometer el hecho; esto es lo que refiere a una manifestación de Martínez en relación a que iba a violar a su hermana y la situación física que presentaba Antisoli por la presencia de sustancias psicoactivas y por la presión que ejercía para que Martínez le diera dinero para comprar “sustancias”.

“Todos estos elementos no fueron traídos a colación a la audiencia de control de detención por parte de la Fiscalía, sin embargo fueron valorados por el juez Odorisio” explicó Olavarría.

La Fiscalía había manifestado que el argumento para la prisión preventiva era el entorpecimiento debido a la conducta de Antisoli en el domicilio de una de las testigos de oídas minutos del hecho. “Sin embargo el doctor Odorisio no solamente fundó la prisión preventiva en el entorpecimiento, sino también en el peligro de fuga. Un argumento más introducido por el juez que no fue valorado por la Fiscalía, sobre todo cuando la misma Fiscalía lo descartó delante de estos jueces en esta audiencia que no se daba el peligro de fuga y por eso no había sido citado en la audiencia previa” expresó la magistrada revisora.

“Evidentemente la resolución del doctor Odorisio aduce de defectos que no pueden ser salvados y en base a eso debemos declarar la nulidad de toda esa resolución en su totalidad, toda vez que no se puede en todo caso salvar el perjuicio que se le ha ocasionado a la Defensa al no poder contravenir nuevos elementos que fueron introducidos por el magistrado de la causa” argumentó Olavarría.

Sin embargo, siendo que era necesario resolver sobre la medida de coerción de Antisoli, y que en otras ocasiones los jueces determinaban si era coherente una prisión preventiva o una morigeración “eso se puede realizar siempre y cuando la nulidad no fuera absoluta y tan grave como la que acabamos de verificar” dijo Olavarría y que “atento a que el juez Odorisio introdujo elementos nuevos y esto ha contaminado la imparcialidad de ambas jueces”, no estaban en condiciones de decir cuál podía ser la medida de coerción indicada, pero sí que era plausible una medida.

“No podemos borrar de nuestra mente todos estos elementos que ha introducido el doctor Odorisio” dijo Olavarría por lo que entendieron las magistradas que para hacer prevalecer el principio de imparcialidad de los jueces, el derecho de defensa en juicio y el principio de contradicción, citando el artículo 6 del Código Procesal Penal, era necesaria la reedición de ese acto procesal.

Por ello la juez Mariel Suárez presidió a posteriori la nueva audiencia en la que se discutió la medida de coerción y se hizo lugar al argumento de la Fiscalía del peligro de entorpecimiento ya que es probable que el presunto autor amedrente a los dos testigos importantes de la investigación. Y de esa manera Suárez dictó dos meses de prisión preventiva para cautelar el proceso contra Antisoli.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico