Denuncia que su ex sigue hostigandola desde Lago Puelo

Jesús Emanuel Caruso (38), fue detenido por "pornovenganza", violencia de género y abuso sexual. Con más de 21 causas recibió el beneficio de la prisión domiciliaria que cumple en Lago Puelo. Desde la localidad cordillerana sigue acosando a su víctima, a sus familiares y amigos. El violento, otra vez, con perfiles falsos, viralizó fotos y videos íntimos de su expareja. "La Justicia no hace nada. Es horrible, ya no quiero vivir más así", dijo la víctima.

Desde agosto, fue beneficiado con la prisión domiciliaria cumple hasta este momento en Lago Puelo. Se trata de Emanuel Jesús Caruso (38), denunciado por “pornovenganza” y delitos graves, entre ellos violencia de género y abuso sexual hacia su ex pareja. En junio, saltó al primer plano después de resistirse a un arresto policial y de que su expareja denunciara públicamente que temía por su vida.

Natalia Cabrera – se comunicó con El Patagónico- y denunció que desde Lago Puelo, donde se encuentra cumpliendo la prisión domiciliaria, Caruso, continúa hostigándola con llamados a su teléfono celular y creando cuentas con perfiles falsos de su expareja, viralizando videos y fotografías íntimas de ella.

Natalia explicó que sumadas a todas las causas de Caruso, desde el 15 de agosto hay una nueva medida de prohibición de acercamiento por tres meses. “51 denuncias por desobediencia en el Juzgado de Familia y todavía me sigue hostigando”.

Ayer, la sobreviviente de Caruso, se comunicó con la comisaría de Lago Puelo con la intención de consultar si en esa dependencia policial había llegado la notificación de la orden de restricción de acercamiento de Caruso.

Desde ese lugar la respuesta fue la siguiente: “No la recibimos, la van a mandar ahora. Una vez que la tengamos vamos a ir a notificarlo. Es un problema de comunicación entre Comodoro y nosotros, pero hoy (por ayer) sin falta vamos a notificar a esta persona”.

“Son dos semanas y no están notificados” dijo indignada: “Los llamé a los dos fiscales y ninguno me contestó. Ayer, recién, hable con la abogada de Familia, denunciando como este tipo me sigue molestando. La doctora María Laura Blanco me prometió que si el me molestaba que yo avise y automáticamente algo iban a hacer y es mentira, no están haciendo nada”.

El calvario para Natalia, no parece tener fin. Es que Emanuel Caruso, con total impunidad y con la prisión domiciliaria que goza en la localidad cordillerana sigue utilizando las redes sociales para acosarla. “Me hace lo de siempre; me sigue usando mi perfil de Facebook, el que me robó, sigue enviando fotos y videos míos” declaró. “Lo dejan allá lejos, pero, con un celular, computadoras e internet para que me siga haciendo lo mismo”.

Hay que recordar y tal como lo publicó este medio, el sujeto, además de contar con numerosos antecedentes, fue denunciado por crear perfiles falsos de su ex pareja, en los que ofrecía distintos servicios sexuales; de eso se desprende que también había circulado videos a través de las redes sociales, en los que la mujer había sido grabada en momentos de intimidad. La denuncia también indica que era sometida a los requerimientos sexuales del violento.

“Empezó de nuevo, hace poco, porque resulta que esta jueza Guillermina Sosa envió una orden a Facebook para que le suspendan la cuenta a él, durante seis meses, y a su vez no le permitan abrir otra cuenta” aseguró Natalia “él está usando mi cuenta para hacer todo esto”.

Según ella todo comenzó cuando la fiscal María Laura Blanco solicitó fecha para el juicio en contra de Caruso. “Lo que entiendo es que ya se pidió la fecha y desde ese momento Caruso me empezó a molestar todos los días, a mi familia y amigos también. Me llama y corta” y “hasta el día de hoy, él no estaba notificado porque tienen problemas de comunicación (con Lago Puelo). A mí la fiscal me dijo que esto no iba a pasar”.

Natalia dijo sentirse desamparada y expresó: “no se ya qué hacer. Yo ya denuncié, llamé al fiscal (Martín) Cárcamo porque él está investigando esto, tiene el teléfono apagado, no me contesta los mensajes que envié, la doctora María Laura Blanco tampoco me contesta el teléfono. Y la jueza Guillermina Sosa no es la primera vez que toma decisiones beneficiando a mi agresor” denunció.

“Es horrible, ya no quiero vivir más así. Necesito vivir tranquila” dijo entre lágrimas. “A mi nunca me dijeron porque a él lo dejaron que se vaya a Lago Puelo, donde hasta ahora no lo pueden notificar y me hace lo que quiere”.

Caruso, hasta estos ultimas días “sigue enviando mis videos, fotos, se sigue haciendo pasar por mí. ¿Por qué tanto beneficio con este tipo?” se preguntó.

En medio de la pandemia y pese a replicar sus denuncias constantemente, hasta hoy no ha tenido respuestas de la Justicia. “Yo siempre tengo que denunciarlo, tengo una bebe, igual necesito que me cuiden de la pandemia, necesito cuidarme de esto y no contagiar a mis hijos. ¿Por qué? Por tener que salir a pedir Justicia”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico