Dos mujeres compartieron bebidas y terminaron peleando con un cuchillo

Una denuncia anónima alertó a la Policía que detuvo a la agresora, de 29 años. La víctima había ido a reclamar una campera que olvidó luego de una noche de alcohol. Fue en la Fracción XV.

Johana Celeste Levicoy (29) fue detenida este sábado, aproximadamente a las 15.30, por amenazar con un arma blanca a otra joven, con quien compartió bebidas alcohólicas en la madrugada.

La Policía intervino a partir de un llamado telefónico de una persona anónima que relató que en inmediaciones de las viviendas conocidas como “Madres Solteras”, en la Fracción XV, había una fuerte discusión, en tanto se oía la voz de una mujer pidiendo auxilio. Quien llamó seguramente creyó que se trataba de un nuevo caso de violencia de género. Pero no era así.

Una comitiva policial que efectuaba un patrullaje preventivo arribó al lugar y en la calle Código 573, a la altura del 3500, divisó a dos mujeres, advirtiendo una de ellas tenía un cuchillo mientras sujetaba a la otra.

Una empleada policial se ocupó de reducir a Levicoy, tras un forcejeo en el cual priorizó arrojar lo más lejos posible el arma blanca que podía causar alguna consecuencia.

Una vez detenida la agresora, los policías ingresaron al interior de la vivienda, donde persistió la resistencia. Luego de tiempo prudencial para posibilitar algo de calma, Levicoy fue aprehendida y trasladada a la comisaría.

Se puso en conocimiento de la situación a la fiscal de turno, Gabriela Gómez y en la Oficina Judicial a Agustina Huaiquil. Levicoy quedó detenida a disposición de la jueza Mariel Suárez. Personal de Criminalística secuestró el arma blanca tipo cuchillo de cocina y la campera de la denunciante.

HORAS ANTES ERAN AMIGAS

En su relato policial, la víctima del hecho relató que había ido a la casa de Levicoy a pedirle “elementos” propios que habrían quedado allí, dado que durante la madrugada de este sábado ambas compartieron bebidas alcohólicas. Al parecer no fue escaso el consumo, ya que la denunciante admitió haber perdido el conocimiento.

No obstante, aseguró que repentinamente recordó que su anfitriona la había agredido físicamente, junto con su pareja, “Julio César”, amenazándola éste con un arma de fuego y con abusar sexualmente de ella. Le sustrajo –afirmó la denunciante- un celular y su campera.

Fue al despertarse a la tarde que recordó parte de lo sucedido en casa de Levicoy y decidió ir a reclamar lo suyo, “en forma pacífica”, aclaró.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico