El juez Leal de Ibarra afirma que es "un disparate" lo que dijo Verbitsky

El integrante de la Cámara Federal de Apelaciones, Javier Leal de Ibarra, descalificó la información publicada en El Cohete a la Luna, donde sostiene que podría ser investigado por la filtración de escuchas que lo tienen como uno de los responsables. Dijo que se trata de "un disparate y una falacia absoluta".

Javier Leal de Ibarra, juez de la Cámara Federal de Apelaciones de Comodoro Rivadavia, afirmó que recién ayer se enteró de que el periodista Horacio Verbitsky tiene un portal llamado “El cohete a la Luna”, tomando nota del artículo que firmó el domingo, llamado “La caída vertiginosa de Rosenkrantz”. Es que allí menciona que junto a los jueces Ariel Lijo, Tomás Rodríguez Ponte y Martín Irurzun podrían ser investigados por la filtración de las escuchas desde la oficina que depende de la Corte Suprema de Justicia.

Para Leal de Ibarra, el párrafo que le dedica es “una falacia absoluta, un sueño tragicómico del periodista”.

Añadió que “lo conozco a Vertbisky; o se confundió de archivo y está escribiendo un libro de fantasía, o este cohete realmente se fue a la luna y cuando pasó la línea de gravedad afectó su conciencia porque realmente otra cosa no se puede decir sobre el asunto”.

El juez aclaró que a Irurzun lo conoce desde hace muchos años porque comparten la Dirección de Captaciones de Comunicaciones del Poder Judicial, pero que su última reunión con él tuvo lugar hace dos meses, mientras que a Rodríguez Ponte lo ve muy seguido porque es su superior en las tareas vinculadas con la Oficina, mientras con Lijo hace ocho meses que no se cruzan.

LA AUDITORIA

Leal de Ibarra comentó que hace una semana la Comisión Bicameral que examina las cuestiones vinculadas con la Inteligencia envió una nota a la Corte Suprema de Justicia a partir de la auditoría que desde el órgano judicial se le ordenó hacer el año pasado a partir de las filtraciones de audios de la expresidenta Cristina Kirchner.

Añadió que la Comisión Bicameral del Congreso destacó la labor de la Dirección de Captaciones que fue auditada por una empresa privada y valoró la transparencia y capacidad que había desarrollado la Dirección durante los dos últimos años.

“Es una locura esto”, dijo Leal de Ibarra, aclarando de paso que la posibilidad de filtración de audios en causas judiciales es “cien por ciento imposible que salga de la Dirección sin que esto se sepa y se castigue”.

El juez sostuvo que “cuando se dispone la realización de una interceptación de una comunicación telefónica, solamente se lo puede hacer con orden de un juez en el marco de una causa judicial”.

Dijo que mientras el trabajo se realice en el ámbito de la Dirección de Captación es casi imposible dilucidar lo que se está diciendo porque se utiliza tecnología que lo impide.

“Ahora cuando el CD con las interceptaciones sale de la dependencia, por supuesto que nosotros terminamos con la cadena de custodia. Esto va al Juzgado, va a la Fiscalía y a la partes”, explicó.

Leal de Ibarra apuntó que “propusimos con los senadores Urtubey y Pichetto generar cadenas de custodia posteriores a que salga de la dependencia. Hay un proyecto de Ley en el que trabajamos todos, que está en trámite”.

El magistrado local cree que los fantasmas que sobrevuelan con respecto a las escuchas obedecen a que durante muchos años las mismas fueron manejadas por la SIDE (Secretaria de Inteligencia del Estado) y luego por la Procuración General de la Nación.

“Muchos se preguntan por qué no lo puede seguir llevando a cabo la Procuración y la respuesta que yo doy creo que es la correcta: la Procuración General o el Ministerio Público no sería razonable que lo tuvieran, a partir de la última reforma del Código Procesal Penal donde el procedimiento pasa a ser absolutamente acusatorio y el que tiene las armas es el Ministerio Público Fiscal y por eso no tendría igualdad de armas con la Defensa. La solución adoptada por el decreto de necesidad de urgencia, a partir de que sea un órgano independiente como el de la Corte Suprema, me parece razonable”, dijo Leal de Ibarra.

Para el juez, la interceptación de comunicaciones bien utilizada es una herramienta “maravillosa” para la dilucidación de los delitos. “A través de la escucha directa se han salvado vidas, se han desbaratado secuestros extorsivos. Cambiemos un poco el paradigma; no pensemos mal de todo el mundo”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico