El "Pollito" presentó un "hábeas corpus" por hostigamiento policial

Los jefes de la Seccional Segunda, Fernando Mora y de la Seccional Cuarta, Daniel Mellado, debieron presentarse ayer ante el juez de Ejecución Penal, Alejandro Soñis. Fue para dar cuenta del accionar de sus subordinados frente al "hostigamiento" que denunció Adrián "Pollito" Barrientos. La falta de precisiones en los abusos policiales denunciados por Barrientos llevaron al juez a rechazar el planteo. La defensa había graficado que efectivos de la Comisaría Cuarta le pegaron y le quitaron las zapatillas, para luego arrojarlas al techo de una vivienda del barrio Ceferino.

Adrián “El Pollito” Barrientos, un joven que cumple la última parte de una condena en libertad, con presentaciones periódicas ante la Justicia, elevó un “hábeas corpus” por intermedio de la Defensa Pública, donde denuncia hostigamiento en forma reiterada y sin causa de parte del personal policial de las seccionales Cuarta y Segunda. Por esa razón, ayer los jefes de esas jurisdicciones Daniel Mellado y Fernando Mora, en forma respectiva, debieron dar cuenta de los procedimientos que realizan en la calle sus subordinados. Lo hicieron ante el juez de Ejecución Penal, Alejandro Soñis.

En el “novedoso” método de reclamo, la defensora oficial Viviana Barillari comentó que tuvo entrevistas con Barrientos quien le comentó que viene sufriendo hostigamiento por parte del personal policial de la Segunda y la Cuarta cuando se dirige a actividades educativas y talleres laborales.

Este tipo de hostigamiento, según el “hábeas corpus” al que dieron curso desde la Defensa, se produce en forma reiterada y sin causa aparente.

Barrientos había expuesto que era interceptado en forma reiterada por los policías de la Segunda y de la Cuarta y trasladado a la comisaría en situación de detención.

Soñis le solicitó a la Defensa que diera precisiones de los momentos en los que fue interceptado y detenido su representado, sin una investigación judicial. El juez pidió día y horario de esos procedimientos para determinar si se trataba de detenciones arbitrarias.

La defensa dio cuenta de las dos causas por las que fue detenido Barrientos, en septiembre y octubre, tras romper el vidrio de un Renault 11 y otra por violación de domicilio. Soñis consultó sobre los trámites de ambas causas a la funcionaria de fiscalía Lorena Garate, quien respondió que ambas cuentan con apertura de investigación y control de detención decretados legales.

Sin embargo, Barillari referenció que Barrientos en una de las audiencias declaró ante el juez Mariano Nicosia que había escapado de una agresión armada de la policía, a lo que el juez entendió en ese momento como “coherente y sincera” la declaración y pidió a la Fiscalía que “pudiéndose dar” un caso de violencia institucional contra Barrientos, investigara la situación.

Esa investigación, según la funcionaria tiene la carpeta 85.373, y es llevada adelante por la fiscal Camila Banfi, frente a una denuncia de Barrientos por apremios ilegales en el que resultó víctima.

Garate una vez que detalló el curso de las investigaciones en trámite judicializadas contra Barrientos, dijo que en este caso no se encuentra al amparo de la Ley 23.089 en su artículo 3.

Ese artículo sostiene que es procedente un habeas corpus cuando se denuncie un acto u omisión de autoridad pública que implique la limitación o amenaza actual de la libertad ambulatoria sin orden escrita de autoridad competente y la agravación ilegítima de la forma y condiciones en que se cumple la privación de la libertad sin perjuicio de las facultades propias del juez del proceso si lo hubiere.

LA EXPOSICION DE

LOS COMISARIOS

Los jefes de las seccionales Segunda y Cuarta, Mora y Mellado expusieron ayer ante el juez y frente al “Pollito” Barrientos, que el personal policial de ambas comisarías ya lo conoce y que por eso no lo llevan para identificar.

Mora llegó con dos carpetas con casi 5 mil identificaciones en las que aseguró que Barrientos no figuraba y que cuando se lo detuvo fue por esos dos delitos que investiga la Fiscalía, en flagrancia.

Mora añadió que Barrientos invita a pelear mano a mano al personal policial y que les arroja piedras desde su casa. Y que este “hábeas corpus” presentado por él era “una forma diplomática para que la policía no lo controle”. El comisario dijo que el “Pollito” es una persona violenta y totalmente agresiva.

El jefe policial dijo que Barrientos golpea a mujeres y jóvenes a los que tira al suelo y les roba. Mientras que Mellado afirmó que tienen una sucesión de hechos en los que ha sido sindicado Barrientos, como en el semáforo de Araucarias y Rivadavia y que arroja elementos contra los patrulleros. Agregó que hay informes de sus subordinados al respecto. También indicó que en la Comisaría Cuarta no tiene ingresos ni demoras de Barrientos.

“Corre sin motivo”, dijo el comisario. “Quiere poner un paro para que no lo identifiquen”, sostuvo el jefe de la Cuarta, una comisaría que fue denunciada en septiembre por malos tratos y torturas a los presos y que en las últimas semanas fue nuevamente noticia porque un agente de esa dependencia le disparó en los genitales a un joven en medio de una persecución y le ocasionó graves heridas que le costaron la extirpación de un testículo. Se trata de una causa que también investiga la Fiscalía.

La Defensa expuso que alrededor de agosto a Barrientos, personal de la Seccional Cuarta lo interceptó frente a la estación de servicio de Rivadavia y Kennedy. Denunció que lo golpearon y le arrojaron gas pimienta para finalmente quitarle las zapatillas y arrojárselas al techo de una vivienda.

La defensora relató que luego de ello Barrientos se fue a su casa. Que hubo dos allanamientos en su vivienda sin orden de un juez y que el año pasado cuando el “Pollito” caminaba hacia la Escuela 754 donde culminaba sus estudios, la policía le decía: “que vas a estudiar vos Pollito, volvete a tu casa”.

La defensa presentó el testimonio de la Delegada de Control de Barrientos que dijo que este llegó golpeado a un taller escolar y que le sugirió que denunciara ante la Fiscalía.

Finalmente el juez de Ejecución, ante la falta de precisiones en las denuncias de detenciones arbitrarias o reiteradas, rechazó el hábeas corpus y le pidió a los policías que traten con mayor cuidado o respeto cuando se dirijan a Barrientos, sin hacer juicio de valor a las obligaciones que tienen de identificar, palpar si lo consideran y detener ante un hecho delictivo.

De todas maneras, el pedido de hábeas corpus preventivo rechazado será revisado por la Cámara Penal.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico