El que mató al cuñado le asestó 100 puñaladas

Santiago González estará preso 6 meses por el crimen del barrio 290 Viviendas. La autopsia reveló un ataque furioso con un cuchillo de cocina. Otras tres personas alcanzaron a escapar del departamento antes de que el asesino cerrara la puerta con una traba.

“¡Acá lo termino!”. Así les gritó Santiago Isaías González a los policías que lo sorprendieron sujetando en el piso a su cuñado Brian Martínez en un departamento de Trelew. Tras la frase, lo remató de un cuchillazo en el cuello que le cortó completa la carótida. En su mano derecha tenía un guante de látex. La autopsia relevó más de cien puñaladas en el cuerpo de la víctima. El criminal estaba fuera de sí cuando lo esposaron.

Los datos los recolectó el fiscal Gustavo Núñez, responsable de investigar este crimen ocurrido el domingo 26 a las 12.30.

Los primeros en llegar y que vieron el desenlace fueron los uniformados de la Comisaría 2ª, tras el llamado de auxilio desde el barrio 290 Viviendas. Se escuchaba una pelea en el departamento “F”, escalera 29.

Subían los escalones cuando notaron gotas de sangre que venían del interior del departamento. Al entrar, en el primer dormitorio González tenía un cuchillo de cocina de grandes dimensiones. Debajo de él estaba Martínez.

Según se pudo reconstruir, en el departamento estaban el victimario, la víctima con su mujer, la madre de esta joven y un amigo del grupo.

Una chispa encendió una discusión que se tornó tan fuerte que las dos mujeres y el tercer hombre escaparon. González gritó: “¡De acá no sale nadie más!”. Trabó la puerta con pasador y atacó a su cuñado.

Apenas antes las mujeres escaparon al departamento vecino. La joven fue hallada casi desvanecida dentro de un placard, donde se había escondido. Y el hombre fue quien llamó a la Policía.

Fiscalía calificó al hecho de homicidio simple. Núñez pidió la prisión preventiva por “las gravísimas características del hecho y la pena que se espera”. Además, de quedar libre, el imputado no sólo podría fugarse sino influir sobre los testigos ya que muchos de ellos son del entorno familiar. González tiene dos condenas previas de 4 y 6 meses por otros delitos y una declaración de rebeldía.

La defensora pública Romina Rowlands sostuvo que su defendido pudo haber actuado en legítima defensa o exceso de legítima defensa de un tercero, o también de un caso de emoción violenta. Es que la hermana del agresor, pareja de la víctima, presentaba heridas que según la mujer, habrían sido ocasionadas por Martínez previamente al ingreso de González al departamento.

Finalmente, el juez Marcelo Nieto Di Biase dictó la prisión preventiva por seis meses.

image.png

Fuente: Jornada

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico