El tatuador condenado irá a la cárcel

La Cámara Tercera en lo Criminal y Correccional de La Rioja revocó este miércoles la prisión domiciliaria y rechazó la excarcelación de Patricio Pioli, condenado a cinco años de prisión por la viralización de un video íntimo de su ex pareja.

“Quería decirles, antes de que todo esto se pudra, que todo esto es un circo armado por parte de los jueces. Todo comenzó para sentar un precedente de una pornovengaza que no existe y es todo un circo mediático”, señaló en las últimas horas Patricio Pioli, el tatuador que el pasado 10 de junio se convirtió en el primer condenado por un delito de pornoextorsión en el país, luego de la viralización de un video íntimo de su ex pareja, Paula Sánchez Frega.

Casi una semana después de la sentencia, la Cámara Tercera en lo Criminal y Correccional de la provincia de La Rioja rechazó este miércoles su excarcelación, revocó la prisión domiciliaria y ordenó que Pioli sea trasladado de inmediato al Servicio Penitenciario provincial.

“Todo este daño que me causaron solo me destruyó la vida. Sólo por querer quedar en la historia le cagan la vida a la gente. Mañana culpen de mi muerte a la loca y a la Justicia”, escribió el tatuador de 38 años de edad en su cuenta de Instagram. “Si me mato va a ser por culpa de este circo que armaron para contentar a la mujer y cagarme la vida a mí. La única culpable de mi muerte va a ser la jueza Agüero y el clan de corruptos de la vuelta. Quieren ser noticia, ahora van a ser”, agregó.

La defensa de Pioli, a cargo del abogado Juan Carlos Pagotto, negó durante el juicio la existencia de pruebas que sustenten la acusación que pesa en contra de su defendido y señaló que el proceso se circunscribió a las declaraciones de la supuesta víctima, su madre y una amiga, algo que no sería suficiente, en sus cálculos, para una condena.

Tras la condena, los letrados indicaron que recurrirían el fallo en Casación para que la condena sea revisada por el Tribunal Superior de Justicia de La Rioja.

La causa en su contra se inició hace tres años, cuando la relación con Paula Sánchez Frega terminó y ella lo denunció no solo por la viralización de un video donde se los ve manteniendo relaciones sexuales sino también por haber ejercido violencia de género digital hacia su persona y publicar hechos de su intimidad en los medios mientras estaba abierto el proceso judicial.

En una entrevista radial que Pioli concedió a un medio riojano en 2019, por ejemplo, admitió que había tenido sexo con la víctima sin su consentimiento. “Contó cómo me violó y también ventiló que fui abusada por mi abuelo en mi infancia. Es una persona que no paró en estos cuatro años de demostrar que solo quiere ventilar mi intimidad. Estoy con afecciones psicológicas como el estrés postraumático, ansiedad, ataques de pánico e insomnio por su culpa”, se lamentó Paula.

El tribunal presidido por la jueza Edith Agüero junto a los magistrados María Petrillo y Fernando Romero, lo encontraron culpable por los delitos de coacción y lesiones leves calificadas y lo sentenció a cinco años de prisión efectiva, la misma pena solicitada por la fiscalía.

En la audiencia ante el tribunal, luego de que su abogado anunciara que recurriría el fallo en Casación, Pioli desafió a los jueces y alzó un cartel con la palabra “CORRUPTOS” escrita en letras rojas. Entre otras medidas, el tribunal le ordenó cumplir con un tratamiento psicológico.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico