Equipos técnicos evaluaron los avances del ordenamiento de la Cuenca del Senguer

El Consejo de Gobierno del Comité de Cuenca se reunió ayer en el aula 104 de la Universidad local para comentar los avances del proyecto de ordenamiento de la Cuenca del Senguer.

A tal efecto estuvieron presentes los equipos técnicos, que explicaron el proyecto de ordenamiento que tiene una visión sistémica y ambiental integradora, donde a la cuestión ambiental también se le ha prestado atención dentro de la propuesta de trabajo.
El proyecto ambicioso apunta al aprovechamiento integral de la cuenca y de acuerdo a lo que se anunció ayer, para el mes de marzo podrían estar los proyectos que elaboraron diferentes universidades del país.
En este encuentro estuvieron presentes también los intendentes de Río Senguer, Javier Maraboli; de Río Mayo, Gabriel Salazar; de Sarmiento, Ricardo Britapaja, y de Rada Tilly, Pedro Peralta. Además, estuvo presente la ministro provincial de Medio Ambiente, Mónica Raimundo, y el subsecretario de Logística, Eduardo Arzani, entre otros representantes de la comunidad que se acercaron interesados en conocer el proyecto.
Estuvieron presentes también el director Nacional de Conservación y Preservación de los Recursos Hídricos, Andrés Rodriguez, y el ingeniero Marcelo Borselino, coordinador de Aprovechamiento Integral del Río Senguer.
Los equipos técnicos de Nación presentaron ayer el estado de avance de las obras de riego en Chubut y hoy lo harán en la provincia de Santa Cruz. Estas incluyen el cierre principal en el paraje de Los Monos, la central hidroeléctrica, la línea de tranmisión de alta tensión para abastecimiento regional y las obras de cabecera en la cuenca alta y las defensas fluviales.

EL PROYECTO EN MARZO
Los equipos técnicos dijeron que el proyecto está casi terminado y esperan que en el mes de marzo los equipos de proyectistas entreguen los resultados para empezar a armar los pliegos para el llamado a licitación.
En este caso la tarea estuvo a cargo de cuatro universidades, cada una de las cuales se abocó a una parte del proyecto. Así fue como a la Universidad Tecnológica de Mendoza le tocó el riego, a la Universidad Nacional de la Plata le correspondió el diseño del acueducto, a la local San Juan Bosco, las obras de cabecera, y lo que corresponde a la presa central y línea, fue para la Universidad de Córdoba.
«Los dueños del recurso hídrico son las provincias; lo que el Estado nacional puede hacer es atender económicamente el pedido de las provincias, aunque el momento de invertir en la Patagonia es éste», dijo Andrés Rodríguez, el funcionario nacional que estuvo ayer en Comodoro.

MILLONARIA INVERSION DE NACION
La Nación se hace cargo de la inversión para las obras, que según estimaciones superaría ampliamente los 100 millones de pesos, pero como no está aún el proyecto finalizado, los responsables consideran cauto no hablar aún de los montos de la inversión.
Borselino comentó que en este proyecto «no se ha encontrado una oposición que podamos decir que impida. Como en toda obra de envergadura hay sectores a los que les interesa sobremanera y otros que tienen cierto tipo de prejuicio a obras de estas características».
Asismimo, Andrés Rodríguez aclaró que «más que oposición, hemos encontrado legítimos deseos de la comunidad de saber de qué se trata. Los temores iniciales eran si se iba a secar o no el Colhué Huapi».
En este sentido, se indicó que esto constituye un «legítimo temor», incrementado por las obras de captación de aguas arriba.
El funcionario nacional fue claro. «Esa posibilidad está descartada; suena raro decir que una obra de aprovechamiento multipropósito garantiza la existencia del cierre endorreico de esta cuenca aguas abajo, pero es así y es producto de que el aprovechamiento o cierre de Los Monos permite guardar el agua en períodos de exceso».
El técnico explicó a los presentes que con una operación de embalse adecuada como la que se está proyectando, se garantiza el trasbase en períodos de déficit o de sequía.
«Esto es necesario para mantener un volumen mínimo, ambientalmente compatible con lo que se desee para este ecosistema en el lago terminal; esto quiere decir que se reduce la maximización de la producción de energía eléctrica», detalló en términos muy operativos.
También dejó en claro que en este caso no es una presa, sino que es un embalse multipropósito que tiene una toma de agua para riego, para agua potable, para la producción de energía eléctrica y regulación para crecidas y para minimizar los períodos de sequía.
Destacó que de este modo «hoy estamos encontrando una solución a un problema de múltiples objetivos; hay intereses conflictivos y se los ha equilibrado de manera que no se descuide el ambiente en beneficio de una hidroeléctrica».

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico