Iban discutiendo y chocaron a la policía

La vuelta a los hogares después de la salida de los boliches bailables sigue siendo problemática y genera distintas situaciones en las mañanas de domingo en la ciudad.

Ayer un móvil policial de la Seccional Segunda fue embestido por un vehículo particular en la intersección de Yrigoyen y Alsina, y si bien no hubo heridos, la Toyota Hilux, dominio FEW 296, que es utilizada como móvil de la Seccional Segunda, quedó fuera de servicio y no hará las rondas habituales por un lapso que será como mínimo de una semana.
De acuerdo a la información suministrada, la camioneta que fue chocada desde atrás por un Renault 19 no podrá ser utilizada hasta tanto se realicen las pericias mecánicas y se ponga el vehículo en condiciones.
Después de haber sido golpeada fuertemente por el Renault, la camioneta exhibía daños en el eje de la rueda posterior derecha y una importante abolladura en el mismo lateral.
El choque se produjo alrededor de las 6 de la mañana, cuando dos policías volvían a la Seccional Segunda desde el Hospital Regional, adonde habían dejado en la guardia a una persona que se había caído y lastimado en la vía pública, como consecuencia de su estado de ebriedad.
Al parecer, el móvil se detuvo en el semáforo pero no así el conductor del Renault (cuyo nombre no trascendió), quien iba acompañado por una mujer con la que venía discutiendo.
Para sorpresa de los policías, la riña continuó aún después del choque, ya que la pareja siguió resaltando sus diferencias mientras los policías advertían que habían recibido algunos golpes leves, sobre lo que se indicó que no revestían seriedad.
Si bien el conductor entregó la documentación de su vehículo, que estaba en regla, se labró el acta correspondiente.
En la fuerza policial se atribuyó lo ocurrido a las situaciones que se generan a la salida de boliches y como consecuencia de otras actividades nocturnas, como fue el caso de la fiesta de 106° aniversario en el estadio municipal. En la madrugada del viernes, la comuna puso a disposición de quienes asistieron colectivos gratuitos para volver a los barrios.
Bastó entonces con que el colectivo pasara por enfrente de la comisaría para que se arrojaran envases de cerveza y otros elementos contra el frente del edificio de Viamonte y Rivadavia, expresión que fue tomada como una agresión por parte de los policías de esa dependencia policial.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico