Ignacio Savala: "jamás pensé que me iba a pasar algo así en una cancha"

"Se la quería agarrar con todos, forcejeaba, insultaba. Me amenazó a mí y a mi asistente", señaló el árbitro de 25 años, quien radicó la denuncia por agresión tras sufrir golpes de Tomás Tula, futbolista de San Martín de la categoría Super Master que además es árbitro de la Liga de Fútbol oficial de Comodoro Rivadavia.

El fútbol de Veteranos volvió a tener un hecho de violencia en el campo de juego. Jugaban Yupanqui con San Martín en categoría Super Master cuando el árbitro Ignacio Savala fue agredido por un jugador de San Martín, y actual árbitro de la Liga Oficial de Comodoro Rivadavia.

El partido fue automáticamente suspendido y el hombre de negro radicó la denuncia. Ayer, El Patagónico se comunicó con el árbitro agredido quien comentó: “iban poco más de 20 minutos y en una jugada fueron a trabar. Atacaba Yupanqui y el número 3 traba abajo y protesta a mi asistente. El juego continúa y un contrataque para San Martín termina en córner. Ahí mi asistente me llama y cuando me acerco me dice que lo había amenazado. Que si yo lo expulsaba él nos iba a seguir hasta la casa”.

San Martín - equipo del agresor – ganaba 1-0 y el trámite del juego era parejo, pero sobre todo tranquilo hasta que al jugador Tomás Tula (árbitro de la Liga Oficial) se le ‘salió la cadena’. En ese sentido, Savala apuntó que “amenazaba que si lo echábamos del partido, nos iba a ir a buscar a la casa. Lo insultó a mi compañero. Cuando me informa eso el juez de línea, yo le saco la tarjeta roja al número 3. Cuando veo que el jugador se da vuelta, yo también me doy vuelta para anotar en mi tarjeta la incidencia y ahí recibo una piña de atrás. Impacta en el ojo derecho mío, en el pómulo. Cuando caigo, me doy vuelta y veo que viene encima de mí y me da una patada en las piernas. En ese momento lo agarraron sus propios compañeros e intervino mi asistente. Los de Yupanqui y San Martín me sacaron para un costado. El jugador se la quería agarrar con todos, forcejeaba, insultaba. Me amenazó a mí y a mi asistente Alejandro Salazar”, subrayó Savala.

El árbitro contó además que luego de suspender el partido automáticamente radicó la denuncia en la comisaría de Rada Tilly. “Estoy bien, con el ojo un poco morado nada más pero estoy bien, tengo que ver la mandíbula que todavía me duele. Cuando hice la denuncia, ahí me dijeron que vaya a un médico”, sentenció.

Por último agradeció los llamados que consultaron sobre su salud. “Soy árbitro hace dos años y nunca viví algo parecido. Es más, jamás pensé que me iba a pasar algo así. Recién estamos arrancando en esto, fui asistente en la Liga oficial también. La Asociación de Arbitros me llamó cuando se enteraron lo que pasó y quedaron a disposición. Me llamó gente de San Martín, de la comisión de Veteranos y también de varios equipos, por lo que agradezco públicamente su preocupación”, concluyó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico