Jubilada se arrojó de su balcón para escapar de un robo y murió

Ocurrió en Dock Sud. Ana Marchán estaba junto a su nieto, quien ya declaró en la justicia. Los sospechosos fueron capturados.

Mientras esperaba que los delincuentes que habían entrado a su casa terminaran de robarla, Ana Marchán, una vecina de Dock Sud de 72 años, les pidió que la dejaran salir un momento al balcón de la vivienda porque aparentemente se sentía mal. Los ladrones, sin mayor resistencia, dejaron que la víctima tomara un poco de aire pero jamás sospecharon del trágico desenlace: por motivos que todavía se investigan, la mujer saltó al vacío poco después de salir y murió.

Todo ocurrió el viernes pasado en horas de la noche cuando el grupo de delincuentes ingresó por la fuerza a la vivienda y redujo a Marchan, quien estaba en compañía de su nieto. Según declaró el joven después de que su abuela cayera del balcón, la víctima no fue empujada ni amenazada por la banda. Dijo que mientras revolvían todo el departamento para ver qué se podían llevar, Ana pidió salir a tomar un poco de aire porque no se sentía bien, producto de la tensión que le causó el asalto. Según fuentes del caso, todavía no se sabe si se tiró o si trató de escapar y cayó contra el piso.

Marchán fue trasladada de urgencia a un hospital zonal y quedó internada en terapia intensiva hasta que murió horas después debido a la violencia del impacto. Según revelaron fuentes policiales a Infobae, el fiscal de la UFI Nº4 de Avellaneda, Mario Prieto, se hizo cargo del expediente y ordenó una serie de siete allanamientos en la zona de la Isla Maciel gracias a una rápida investigación que incluyó, entre varias cosas, la obtención de filmaciones, seguimientos encubiertos y recopilación de testimonios.

Fue así que junto a personal de la Comisaría 3º de Dock Sud, efectivos del Grupo de Tareas Operativas de la Policía provincial y del Departamento Operativo Dock Sud, lograron la detención de los tres hombres sospechados de haber participado en el asalto.

De acuerdo con las fotos consultadas por este medio, el primero de los arrestados fue identificado como Lucas Sebastián Campusano, un hombre de 30 años domiciliado en una vivienda con techo de chapa ubicada en la esquina de las calles Sargento Ponce y Ocantos. Le incautaron un revólver calibre .32 corto sin marca y sin numeración, con ocho municiones intactas. Además, los efectivos se llevaron un celular, una chomba con la inscripción “Drogas Ilícitas Crimen Organizado” de la Policía Bonaerense y un auto marca Peugeot modelo 207 color negro, con el que -presume la Justicia- se movilizaron la noche del asalto y que fue observado en una de las filmaciones analizadas por el fiscal Prieto.

Según ese video, el vehículo se movilizó por las inmediaciones del domicilio de Marchán.

El otro sospechoso, precisaron las fuentes del caso, fue identificado como Diego Pablo Orué, un joven de 19 años domiciliado en la calle Morse al 2400, a quien le descubrieron un revólver calibre .32 largo y una chomba igual a la de Campusano, uno de sus cómplices. En el tercer allanamiento, llevado cabo en una casa de la esquina de calle Ocantos sin numeración, entre Genova y Larroque, los efectivos lograron la detención del tercer presunto ladrón. Se trata de Hugo Gabriel Geréz, un hombre de 37 años, a quien le incautaron únicamente su celular.

En otro de los allanamientos, en una casa de dos pisos ubicada en la calle Morse sin numeración, entre Ocantos y el Acceso Sudeste, los investigadores hallaron y secuestraron el DNI de un joven de 26 años identificado como D.F.O. y un teléfono celular. En los otros tres operativos ordenados por el fiscal Prieto en casas también de la zona de la Isla Maciel, los resultados fueron negativos. Por el momento, la calificación del expediente que instruye la UFI Nº4 es robo calificado y no un homicidio. En cuanto a la muerte de Ana, aún no se sabe cómo cayó. Lo cierto es que sí pudieron determinar que en el momento que salió al balcón estaba sola.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico