La Cámara Penal confirmó la sentencia contra Gustavo Servera

La Cámara Penal de Comodoro Rivadavia confirmó la sentencia en primera instancia contra Gustavo Servera por el femicidio de Soledad Arrieta, ocurrido el 5 de febrero de 2018. Los jueces Martín Cosmaro, Mariel Suárez y Jorge Novarino lo habían condenado por "homicidio doblemente agravado por el vínculo y por ser cometido por un hombre contra una mujer, mediando violencia de género".

“Son todos meros indicios, meras presuposiciones, pero nada está avalado, ni fáctica, ni jurídicamente respecto de la directa concreción real que endilgue materialidad alguna de los hechos acaecidos que le dieran muerte a Soledad Arrieta en relación a Servera”, dijo la abogada Carolina Cruz a El Patagónico la semana pasada, al presentar la impugnación.

Sin embargo ayer el presidente de la Cámara Penal de Comodoro, Martín Montenovo, adelantó el veredicto al que arribaron los tres jueces de la sala que integra, también de manera unánime, y confirmó la pena como así también la calificación del hecho de sus pares de primera instancia.

Por parte del Ministerio Público Fiscal estuvo presente en la audiencia María Laura Blanco y el Servicio de Asistencia a la Víctima del Delito acompañó a los familiares de Soledad Arrieta.

Según pudo probar la fiscal Blanco en juicio oral y público, el femicidio ocurrió durante la madrugada del lunes 5 de febrero del 2018, en el horario comprendido entre la 1:30 y las 2:02. Arrieta se encontraba en la vivienda ubicada en la parte posterior del terreno situado en Juan Manuel de Rosas al 3600 cuando se hizo presente Servera, de quien estaba separada. Este residía en la parte delantera del predio. Se produjo una agresión física y el hombre colocó alrededor del cuello de la mujer un lazo metálico con el que ejerció presión para reducirla.

El ataque le produjo a la víctima excoriaciones lineales en diversas partes del cuerpo, entre ellas en el tórax del lado derecho y en el cuello, región latero-posterior y dos equimosis en la parte delantera del cuello. Después roció el lugar con un líquido inflamable y se inició un incendio que provocó la muerte de Arrieta por quemaduras de las vías aéreas y en distintas partes del cuerpo.

El ataque se produjo como conclusión de una relación signada por violencia de género, en la que Arrieta se encontraba en una situación de subordinación y sometimiento hacia Servera.

Ahora Servera -a quien en la audiencia de impugnación se lo escuchó decir “no voy a descansar hasta que se sepa la verdad” y se declaró inocente- tendría una nueva oportunidad de apelar si decide ir en queja al Superior Tribunal de Justicia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico