La expareja de la embarazada apuñalada en Río Mayo quedó con prisión preventiva

La Justicia de Sarmiento imputó ayer a Martín Napal como presunto autor de intentar asesinar a puñaladas a su expareja Yohana Terán, el 19 de mayo, mientras la mujer dormía. A raíz de las lesiones, la víctima perdió un embarazo de 25 semanas, ya no podrá volver a concebir y permanece grave. El ataque fue en presencia de los dos hijos de la mujer. El sospechoso pasará dos meses en la cárcel mientras continúa la investigación.

La audiencia de control de detención y formalización de la investigación se celebró en la Oficina Judicial de Sarmiento y estuvo presidida por el juez penal Alejandro Rosales. Hay que recordar que el imputado Martín Edgardo Napal (31) fue detenido por orden judicial el sábado por la policía de Río Mayo.

En el comienzo del acto la fiscal jefe de Sarmiento Andrea Vázquez y la funcionaria Rita Barrionuevo estuvieron a cargo de la acusación sobre el conmocionante intento de homicidio contra Yohana Terán, de 27 años.

Relataron que el delito se produjo a las 8 del sábado 19 de mayo en la vivienda de la víctima. En esos momentos Yohana -embarazada de 25 semanas- dormía en la cama de abajo de una cucheta junto a su hija de 2 años. En la habitación también lo hacía su hijo varón de 5 años. Para Vázquez, Napal aprovechó la situación de indefensión de su expareja y la agredió con la intención de matarla.

Con un cuchillo de 33 centímetros de largo, según la Fiscalía, le asestó una puñalada en el lado izquierdo en la espalada, entre el tórax y el abdomen. La joven se despertó y gritó: “mamá, mamá sácame el chuchillo, sácame el cuchillo”. En tanto, el agresor se fugó por la misma ventana por la que ingresó.

Como consecuencia del brutal ataque, Johana fue trasladada de urgencia al Hospital Regional de Comodoro Rivadavia, donde los médicos le extirparon el bazo y el útero. En una cesárea además le extrajeron el feto que estaba sin vida. Como si fuera poco, la mujer perdió la capacidad de quedar embarazada.

RASTROS Y PISADAS

La fiscal aseguró que Napal conocía el estado de embarazo de Yohana y explicó que desde hacía un año que eran pareja, pero hacía dos meses que estaban distanciados y se veían esporádicamente.

Por otro lado, el imputado habría robado 500 pesos de una billetera que estaba sobre el frezzer, una radio y un pen drive. Todos los elementos eran propiedad de la madre de la víctima y fueron hallados afuera de la casa, tirados sobre la vereda.

Vázquez fundamentó el alto grado de probabilidad de que Napal sea el autor del ataque y detalló los indicios de presencia del imputado en el casa de la joven como huella dactilares -pertenecientes a Napal- en la ventana y rastros frescos de botines de futbol que salen desde ese lugar en dirección a la casa del sospechoso.

También destacó los indicios que surgen por los mensajes de WhatsApp enviados desde el teléfono de la víctima al número de su expareja. Estos mensajes contenían insultos y fueron realizados en la franja horaria en que Yohana sufría el ataque.

Para los investigadores un dato relevador es que la clave del teléfono que solo conocían la víctima, su hijo mayor y Napal. Este último tenía el hábito de controlar y leer los mensajes de su expareja, según señalaron testigos.

A PRISION

Las representantes fiscales requirieron al juez que Napal sea imputado por los delitos de tentativa de homicidio doblemente agravado por el vínculo y por haber sido cometido con alevosía.

También pidieron un plazo de seis meses de investigación y la prisión preventiva del detenido.

Argumentaron sobre los riesgos procesales del peligro de fuga por la pena en expectativa, el daño provocado y el comportamiento del imputado en otros procesos judiciales.

En 2016 Napal tuvo dos denuncias de otra expareja por violencia familiar, lesiones y amenazas. En esa oportunidad se le dictaron Órdenes de prohibición de contacto que fueron incumplidas.

El imputado, quien fue asistido por los defensores públicos Gustavo Oyarzun y Marcelo Catalano, declaró y dijo que ese día estuvo con Yohana y la acompañó a su casa poco después de las 21. Agregó que luego, junto a un amigo, recorrieron locales nocturnos y a las 6:20 se fue a dormir.

Añadió que una hermana de Yohana lo llamó por teléfono para avisarle de lo ocurrido y viajó a Comodoro Rivadavia para conocer cómo era el estado de salud de la víctima y el bebé. Reconoció que sabía del embarazo de su expareja y admitió que desde hacía un tiempo no estaban en pareja.

Sus abogados no objetaron la detención de su asistido, la pieza de apertura ni el plazo de investigación requerido por la Fiscalía. Solo cuestionaron los fundamentos del pedido de prisión preventiva. Tras escuchar a las partes, el magistrado resolvió formalizar la investigación contra Napal y le dictó dos meses de prisión preventiva que cumple en la comisaría de Sarmiento.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico