La joven sospechada de robar usando una picana quedó libre

En cambio sí le dictaron seis meses de prisión preventiva al hombre que la acompañaba. La adolescente apodada "La Yanni" y el hombre de 20 años identificado como José Sisneros, aprehendidos el jueves, fueron imputados ayer por el Ministerio Público Fiscal de haber cometido al menos cuatro robos en el Centro, algunos de ellos con la utilización de una picana eléctrica. En su mayoría las víctimas son menores de edad y adultos mayores. Uno de los casos quedó registrado por las cámaras de seguridad de un colectivo. También se conocieron los mensajes de voz en los que los implicados se burlaban de las víctimas utilizando los teléfonos celulares robados.

“La Yanni” y José Sisneros, la pareja sospechada de robar con una picana eléctrica, en ocasiones acompañados de una tercera persona que aún no ha sido identificada, fue imputada ayer de cuatro delitos contra la propiedad, algunos de ellos cometidos con arma, en poblado y en banda.

La joven de 16 años y madre de un bebé de dos años y su pareja de 20 años, fueron imputados por los funcionarios de fiscalía Cristian Olazabal y Silvia Chaura luego de describir los cinco legajos que se abrieron a partir de robos registrados entre el 22 y 23 de mayo en la zona de hoteles céntricos.

La jueza Mariel Suárez dictó medidas de coerción a la pareja ante la solicitud de la Fiscalía y también teniendo en cuenta las exposiciones de las defensoras públicas Lucía Pettinari, Carla Vera y la asesora de menores Andrea Mac Garva.

Las defensoras habían solicitado que se morigeren las medidas de coerción y se opusieron a la formalización de uno de los hechos.

Suárez tuvo en cuenta de que la mujer es menor de edad, pero punible, por lo que le dictó presentaciones semanales ante la Oficina Judicial y que fije domicilio del que no podrá mudarse sin dar previo aviso a la Justicia, mientras dure el proceso.

Mientras, Sisneros fue sometido a prisión preventiva por el término de seis meses, que es el plazo que se le ha otorgado a la Fiscalía para culminar la investigación.

“ANDA GUACHO LORO SI TE RE CABIO"

La pareja según la Fiscalía robaba con picana eléctrica, la que en algunas ocasiones fue descargada contra las víctimas y también actuaban en algunas oportunidades con un bebé en brazos. Aún resta identificar a una tercera persona que habría participado de alguno de los hechos. Hay que recordar que la picana eléctrica, de venta libre, es considerada un arma.

Los imputados, de acuerdo a la Fiscalía, se burlaban de las víctimas a través de mensajes de WhatsApp. Incluso Sisneros hasta decía que revendía los aparatos para luego comprar drogas y bebidas describieron los representantes fiscales.

“Andá guacho loro si te re cabio”, le decía la jovencita a las víctimas, mofándose del miedo que las víctimas habían mostrado en el momento del robo y cómo habían entregado su teléfono celular.

De acuerdo al relato de la Fiscalía, la pareja elegía a sus víctimas en la parada de colectivos, ascendían al transporte de pasajeros y antes de que la víctima descendiera de la unidad, lo abordaban para quitarle el teléfono celular y sus pertenencias. Algunas de las víctimas tienen 12 años.

Incluso en una oportunidad, indicaron los representantes fiscales, atacaron a un tarjetero del SEM (Servicio de Estacionamiento Medido) que trabajaba sobre las calles Inmigrantes Gallegos y Moreno, bajo amenaza con la “picana” y le sacaron 18 talonarios de estacionamientos.

Y 20 minutos después la pareja continuó sus actos delictivos contra una chica de 15 años que paseaba por los alrededores del Centro de Información Pública (CIP), en la Plaza Soberanía. La amenazaron con una “picana”, describió a la policía, y le robaron el teléfono celular.

La adolescente aseguró que la asaltante tenía entre sus brazos a una bebé y estaba acompañada de un individuo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico