La Justicia secuestró el legajo de administración de medicina de Nahir Quinteros en la alcaidía

El Ministerio Público Fiscal todavía aguarda el informe preliminar de la autopsia que se realizó a la condenada a 12 años de prisión, quien murió el viernes a la mañana en la alcaidía policial, ya que el estudio macroscópico del cuerpo se debe complementar con un estudio histopatológico y toxicológico sobre los componentes que el organismo tenía al momento de fallecer. Es que en su celda fueron encontrados blisters de pastillas y la Justicia aún debe determinar si le habían sido recetadas. Con esa finalidad, el fiscal Julio Puentes secuestró el legajo del control de administración de medicación que la detenida recibía en el recinto penitenciario por la diabetes que padecía. El fiscal dijo que ningún detenido puede tener pastillas no recetadas ni teléfonos celulares, ya que entre las pertenencias de la mujer se halló también un aparato de comunicación. Para determinar responsabilidades en estas irregularidades, la policía abrirá un sumario interno.

El informe preliminar de la autopsia practicada a Nahir Quinteros (28), la detenida que falleció el viernes a la mañana en la alcaidía policial, en donde cumplía una condena de 12 años de prisión por la tentativa de homicidio contra la novia de su expareja, todavía no ha sido entregado en su totalidad al Ministerio Público Fiscal. Es que el fiscal Julio Argentino Puentes necesita el informe complementario histopatológico y toxicológico para determinar las causas de la muerte, indicaron fuentes judiciales.

En principio la muerte no habría sido por causas violentas, pero el fiscal Puentes quiere tener entre sus manos toda la información referida a lo que Quinteros había consumido en las últimas horas en la celda de la alcaidía.

Es que los policías de Criminalística, junto a los jefes policiales, fiscales y defensores, secuestraron en el lugar varias pastillas y blisters con los que ahora Puentes busca establecer si correspondía a medicación que le había sido recetada a la interna alojada en las viejas celdas de aislamiento.

Por esa razón, el fiscal también secuestró el legajo del control de administración de medicación de Quinteros, ya que a raíz de su diabetes y al ser insulinodependiente el enfermero policial debía suministrarle la medicación establecida por los especialistas.

En ese legajo, tanto el enfermero como Quinteros debían firmar ante cada administración de fármacos y en el informe se detallaba qué tipo de medicamentos se le suministraba a la detenida.

Lo que ahora busca el fiscal es saber si las pastillas que halló la policía en la celda corresponden a las autorizadas por el médico de Quinteros. Y si el consumo de las mismas tuvo alguna incidencia en su salud. De esta investigación se encargará el Laboratorio Regional Forense.

PASTILLAS

Ante la consulta de El Patagónico sobre el hallazgo de un teléfono celular en la celda de Quinteros, y que su padre había dicho públicamente el día de su fallecimiento que “se lo dejaban tener”, Puentes fue tajante y subrayó que está prohibido que cualquier detenido tenga acceso a un teléfono celular, así como a pastillas que no fuesen las recetadas por su médico de cabecera.

En forma paralela, el sumario interno que ya abrió la División de Asuntos Internos (DAI) de la Policía del Chubut buscará deslindar responsabilidades de los celadores en cuanto a la presencia de estos elementos prohibidos en poder de Quinteros.

Hay que recordar que Nahir Quinteros fue una de las cinco detenidas que sufrió las consecuencias del incendio del pabellón de mujeres que se registró el 23 de agosto del año pasado en la alcaidía policial por el que quedó con problemas en su sistema respiratorio.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico