Lagostena podría recibir 25 años de prisión por el crimen de Erica

Daniel Lagostena fue condenado y puede recibir 25 años por la desaparición y muerte de Érica Soriano a pesar de que el cuerpo de la joven de 30 años nunca apareció.

El viernes 20 de agosto del 2010, Érica fue a trabajar, a la tarde fue al ginecólogo y volvió a su casa cerca de las 9 de la noche, cuando habló con una amiga por teléfono. “¿Otra vez estás discutiendo con Dani?”, le preguntó su amiga del otro lado del teléfono. “Sí”, contestó en seco Érica y apuró la conversación para colgar.

Ésa fue la última vez que tuvieron contacto con la mujer de 30 años que estaba embarazada de 3 meses. A pesar de que Lagostena quiso instalar que Érica salió sola a la mañana del sábado 21 por cuenta propia, nadie más se pudo comunicar con ella desde ese viernes por la noche.

Por su crimen y desaparición hoy Daniel Lagostena (58) fue condenado. Si bien el cuerpo de la mujer nunca fue hallado, para el Tribunal Oral en los Criminal N° 9 de Lomas de Zamora no hay dudas de que él la mató. El monto de la pena se conocerá el próximo viernes, aunque la fiscalía había pedido 25 años.

El juicio había comenzado el 4 de junio y pasaron más de 40 testigos. "Yo no la maté, ella se fue", insistió Lagostena en sus últimas palabras.

El acusado está detenido en la Unidad N° 40 del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB), en Lomas de Zamora, desde el 1° de mayo de 2016. Ese día fue la segunda vez que cayó preso por este caso. Había estado en la cárcel desde mayo de 2012 hasta diciembre del mismo año, cuando lo dejaron libre por falta de pruebas.

La fiscal de juicio Marina Rocovich, en su alegato, intentó describir el "círculo de violencia" en el que estaba enredada la víctima, que había dejado su casa en Villa Adelina para convivir con pareja en Lanús.

“Erica dijo en reiteradas oportunidades que lo que estaba viviendo era un infierno, un calvario”, recordó.

La fiscal dio detalles pormenorizados de las declaraciones de los testigos y de los peritos que conectaron al imputado con el dueño de una casa velatoria que, según su acusación, le habría facilitado el acceso al crematorio de Lanús.

Lagostena fue acusado de "homicidio simple en concurso ideal con aborto en contexto de violencia de género".

En tanto, el abogado Gustavo Della Maggiore había solicitado que su cliente fuera absuelto por no "encontrarse pruebas que prueben la materialidad del hecho".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico