Lo condenaron a 13 años y medio por el intento de homicidio de su expareja

En el marco del juicio de cesura al que fue sometido Martín Napal, el tribunal resolvió aplicarle la pena de 13 años y 6 meses de prisión, tras haberlo declarado autor del delito de homicidio doblemente agravado en grado de tentativa contra su expareja, quien como consecuencia del ataque perdió un embarazo y la capacidad de volver a engendrar.

El tribunal integrado por los jueces Daniel Pérez, Jorge Novarino y María Tolomei le aplicó una pena de 13 años y 6 meses de prisión a Martín Napal en el marco del juicio de cesura que se llevó a cabo en la Oficina Judicial de Sarmiento, donde la semana pasada fue declarado como autor penalmente responsable del delito de homicidio doblemente agravado, en grado de tentativa.

En representación de la Fiscalía actuó la fiscal Andrea Vázquez y la funcionaria Rita Barrionuevo, mientras que los abogados de la Defensa Pública, Marcelo Catalano y Gustavo Oyarzún asistieron al condenado.

La parte acusadora solicitó una pena de 15 años de prisión. Asimismo, en esa ocasión, los defensores requirieron al tribunal una pena de diez años de prisión.

EL CASO

El caso que investigó la Fiscalía ocurrió el 19 de mayo del año pasado a las 8:00, en la vivienda ubicada en la calle Rafael De La Fuente, casa N° 2, de la localidad de Río Mayo.

En esa ocasión, Yohana Teran -embarazada de alrededor 25 semanas- se encontraba durmiendo junto a su hija de 2 años en la cama de abajo de una cucheta. En la habitación también se encontraba su otro hijo de 5 años.

En este marco, los investigadores señalaron que Napal aprovechó esa situación de indefensión e intentó matarla, apuñalándola por la espalada, entre el tórax y el abdomen, del lado izquierdo. Lo hizo con un cuchillo de 33 centímetros.

Por fortuna la víctima logró despertarse y comenzó a llamar a su madre a los gritos para que le saque el cuchillo que tenía clavado en la espalda. Al tiempo que Napal se escapó por la misma ventana que abrió para ingresar a la casa de su ex novia y lo hizo llevándose 500 pesos de una billetera, una radio y un pen drive. Los elementos electrónicos, que pertenecían a la madre de la víctima, fueron encontrados en la vereda de la casa de la familia Teran, pero el dinero nunca apareció.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico