Lo detuvieron en Kilómetro 3 por tenencia de un revólver y aseguró que era de su sobrino

Pedro Eliazar Rivas fue detenido el sábado a la noche cuando circulaba en contramano por el barrio Mosconi. El hombre estaba acompañado por dos adolescentes y portaba un arma de fuego en forma ilegal. Ayer al ser sometido a la audiencia de control de detención, aseguró que iba a comer un asado y que el revólver era de su sobrino.

Pedro Eliazar Rivas (34) fue ayer sometido a la audiencia de control de detención luego de haber sido detenido el sábado por la noche cuando iba acompañado por dos adolescentes. El hombre, que fue imputado por portación de armas indebida, aseguró que el revólver era de su sobrino de 17 años, con quien iba a comer un asado a la playa junto a una joven de 16.

Rivas fue detenido el sábado a las 22:15, cuando personal de la Seccional del barrio General Mosconi lo sorprendió circulando en contramano. Los agentes, cuando se acercaron advirtieron que el hombre arrojó un objeto al piso del vehículo, y decidieron parar el VW Gol Power -dominio DZY-516- en el que transitaba sobre Petrolero San Blas y la colectora de la Avenida Del Libertador.

En el rodado, los uniformados encontraron un revolver calibre 32 largo, con “cacha blanca” y proyectiles en condiciones de disparo. El arma carecía de documentación.

Rivas quedó detenido por portación de arma y los menores fueron restituidos a sus progenitores.

Ayer a la mañana el hombre fue sometido a la audiencia de control de detención, acto que fue presidido por el juez Jorge Odorisio.

En ese marco, el imputado aseguró que al momento de ser detenido por la policía se dirigía a comer un asado a la playa con su sobrino y una joven.

La Fiscalía representada por el jefe de fiscales Juan Carlos Caperochipi, y la funcionaria Andrea Serer, señaló que Rivas viajaba en contramano por una calle de Kilómetro 3 y, según la denuncia, cuando el móvil se acercó arrojó un arma adentro del vehículo.

El hombre declaró que el revólver era de su sobrino, que iba en contramano porque no conoce el lugar, y aseguró que si sabía que el joven llegaba un arma lo bajaba de la unidad.

La Fiscalía pidió declarar legal la detención. Mientras que la Defensa Pública, representada por la abogada Lilian Bórquez, hizo referencia a los golpes que recibió el imputado, aseguró que no hubo resistencia a la autoridad y adelantó que el detenido solicitará certificados médicos que demostrarán que recientemente fue operado. Luego el imputado recuperó su libertad.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico