Lo juzgaron por robo agravado y lo condenaron por robo simple

Tras el juicio oral y público al que fue sometido Bruno Flores, el tribunal unipersonal que llevó a cabo el debate lo condenó por robo simple y le impuso la pena de un año y medio de prisión de cumplimiento condicional. El joven llegó a esa instancia acusado por robo agravado, en el marco de un delito ocurrido el 27 de julio de 2017 en una vivienda de la zona sur de Comodoro Rivadavia.

El juicio al que fue sometido Flores se llevó a cabo la semana pasada y ayer se conoció el veredicto de la jueza penal, Daniela Arcuri, quien presidió el tribunal unipersonal.

El delito fue cometido el 27 de julio de 2017 en una vivienda ubicada sobre calle Belcastro al 3.000 de Comodoro Rivadavia. De acuerdo con la imputación de la Fiscalía, cerca de las 23:50 de esa jornada, el acusado junto a Ayelén Villanueva y otro individuo que logró escapar sin poder ser identificado, robaron distintos elementos del interior de la vivienda, en su mayoría prendas de vestir que fueron denunciadas por la víctima, aunque el botín nunca se encontró.

Al juicio llegó Flores acusado como coautor de robo agravado por haber sido cometido en lugar poblado y en banda, aunque la defensa cuestionó el agravante de la banda porque a su entender no se logró probar la participación de un tercero, como tampoco un plan delictivo previo con la correspondiente asignación de roles y reparto del botín.

Según la parte acusadora, la mujer quedó al volante del Chevrolet Astra con el que llegaron al lugar del robo, mientras que los dos hombres forzaron la ventana trasera de la vivienda para ingresar y sustrajeron un bolso color gris, un jean azul, dos remeras, un buzo azul marca Adidas, un par de zapatillas Adidas.

Al salir de allí, la policía que había sido puesta en conocimiento de la presencia de personas sospechosas en el lugar, logró aprehender a Flores en momentos en que saltó la reja hacia el exterior, mientras que su compañero logró huir por los patios lindantes. En tanto que Villanueva, quien se encontraba al volante, intentó escaparse sin éxito y ambos fueron trasladados ambos a la dependencia policial.

En su alegato final el fiscal consideró acreditada tanto la materialidad como la autoría del ilícito en cabeza de Flores a partir de la prueba testimonial y documental del caso expuesta en el juicio. Finalmente postuló se le imponga la condena de 4 años de prisión efectivos a Flores, teniendo en cuenta las circunstancias atenuantes y agravantes del caso. Como agravante consideró las circunstancias de tiempo, lugar y la nocturnidad en que fue cometido el ilícito; como también la extensión del daño causado ya que los elementos sustraídos no se pudieron recuperar.

En contraparte el defensor “discrepó con la Fiscalía y postuló la existencia de indicios ambivalentes y equívocos que solo permitían acreditar el último tramo del hecho por la intervención que les cupo a los policías Collman y Sánchez, quienes detuvieron a Flores afuera del domicilio sin ningún rastro del delito que se le imputó”.

El defensor además criticó el agravante de banda y aseguró: “no quedó acreditada la previa organización y reparto de tareas, especialmente en cuanto a la coimputada para tener por configurada la banda”. Por esa razón, reclamó la absolución por el beneficio de la duda y subsidiariamente que se lo condene por robo simple, aplicándole una pena en suspenso.

Tras los alegatos de las partes la juez resolvió condenar a Bruno Flores a la pena de un año y seis meses de prisión en suspenso como coautor del delito de robo simple, imponiéndole además el cumplimiento de reglas de conducta por el término de dos años.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico