Los chicos del merendero "Una sonrisa para mi barrio" disfrutaron del Parque Saavedra

El espacio solidario cerró el año con un agasajo para los chicos en el Parque Saavedra. El viceintendente Juan Pablo Luque participó en la jornada de almuerzo y juegos con los más pequeños.

“Una sonrisa para mi barrio” alberga diariamente a 90 niños que se acercan a este refugio del barrio Moure para merendar. El espacio es la casa de Valeria Santander, quien junto a su familia y un grupo de gente solidaria llevan adelante esta tarea durante todo el año con mucho esfuerzo.

Desde el Concejo Deliberante, a través del viceintendente Juan Pablo Luque, se colabora constantemente con las necesidades que presentan. “Ellos empezaron a trabajar durante el temporal, con familias que habían sido afectadas y continuaron con una contención permanente. Nosotros tratamos de colaborar con ellos por el enorme trabajo que hacen, tanto Valeria con su familia, ofreciendo su casa, como todo el grupo de personas que colaboran con el merendero”, sostuvo Luque.

El festejo de fin de año se realizó en el Parque Saavedra, donde los chicos desayunaron y almorzaron, para luego jugar al bingo, juegos de mesa y actividades recreativas en el predio. “Son familias que pasan momentos difíciles y en este merendero los contienen. Lo que más quisiera es que no existieran estos espacios. Lamentablemente el país pasa por una crisis profunda que repercute en los sectores más humildes, y en los últimos años han proliferado la cantidad de merenderos y comedores en todos lados”, criticó Luque.

Es por eso que el presidente del Concejo Deliberante reconoció que en este contexto “desde el municipio sentimos la obligación de tratar que estos chicos tengan las mismas oportunidades que otros y colaboramos durante todo el año”.

Sobre la iniciativa en el Parque Saavedra, Luque agradeció a la empresa Petrosar por el traslado de los chicos y al Centro de Empleados de Comercio por brindar las instalaciones del espacio. “Nos parecía que con la cercanía de las fiestas los chicos tenían que hacer un festejo en un lugar distinto, en donde pudieron compartir el almuerzo y divertirse que es lo que merecen a su edad”, consideró el viceintendente.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico