Los condenan a 3 años y 6 meses de prisión efectiva

Matías Barrionuevo y Gonzalo Barría fueron hallados penalmente responsables de un robo agravado cometido el 20 de mayo de 2020 en el barrio 30 de Octubre.

Por un delito cometido el 20 de mayo de 2020 en el barrio 30 de Octubre, Matías Barrionuevo y Gonzalo Barría (foto), fueran juzgados y declarados penalmente responsables como coautores de “robo agravado por escalamiento”. Teniendo en cuenta las circunstancias agravantes y atenuantes de la pena, el fiscal solicitó se les aplicara a ambos la pena de 4 años y seis meses de prisión de cumplimiento efectivo. Mientras, sus defensores requirieron la pena mínima de 3 años de prisión en suspenso y subsidiariamente de tres años de cumplimiento efectivo y la libertad condicional de sus asistidos. Finalmente, el tribunal resolvió que deberán cumplir 3 años y 6 meses de prisión efectiva.

El tribunal de debate estuvo conformado por los jueces Mariel Suárez, Mónica García y Alejandro Soñis. El Ministerio Público Fiscal como parte acusadora fue representado por el fiscal general Julio Puentes. Mientras, la defensa de Barrionuevo fue ejercida por el abogado particular Francisco Miguel Romero y la de Barría por la defensora pública Lilian Bórquez.

El fiscal refirió que el 10 de marzo de este año se declaró la responsabilidad penal de Barrionuevo y Barría, como coautores del delito de “robo agravado por escalamiento”, que contempla una escala penal de 3 a 10 años de prisión.

El acusador consideró como circunstancias agravantes la extensión del daño causado, la naturaleza de la acción y el peligro causado. Relató que los imputados irrumpieron violentamente en un departamento en horas nocturnas. La víctima dormía y fue golpeada violentamente, argumentó el fiscal.

Añadió que los condenados se aprovecharon de la nocturnidad para no ser identificados porque eran vecinos de la víctima. Asimismo, consideró como atenuante la falta de antecedentes penales de Barrionuevo y Barría. Sobre la base de esas pautas, solicitó la pena de 4 años y 6 meses de prisión efectivos para ambos.

Mientras tanto, el defensor de Barrionuevo mencionó que su pupilo creció en un contexto de vulnerabilidad, luego formó pareja y tuvo una hija. Expresó: “no se puede valorar doblemente la naturaleza de la acción y las lesiones, que justamente configuran el tipo: robo”.

El abogado planteó que deben considerarse como atenuantes la edad, la historia de vida y la falta de antecedentes penales de su asistido. Concluyó que son más los atenuantes que los agravantes, por lo cual pidió la pena mínima de 3 años de prisión en suspenso y subsidiariamente de 3 años de prisión efectivos y su libertad condicional.

La defensora de Barría coincidió con el anterior defensor en que “las lesiones son constitutivas del delito de robo”. Agregó que la nocturnidad y el conocimiento de la zona tampoco deben ser considerados como agravantes. “No hay motivos para cometer un robo, y esto tampoco puede ser considerado como agravante”, señaló Bórquez.

Coincidió en que son más los atenuantes que los agravantes, por la corta edad, la historia de vida y la falta de antecedentes penales de su asistido. En consecuencia, requirió la pena mínima de 3 años de prisión en suspenso para Barría y subsidiariamente de 3 años de prisión efectivos y su libertad condicional.

Finalmente luego de la deliberación el tribunal resolvió este viernes condenar a Barrionuevo y Barría a la pena de tres años y seis meses de prisión de cumplimiento efectivo. Los jueces tomaron como agravante la nocturnidad para obtener un mayor beneficio y la pluralidad de autores. Asimismo, tomando en cuenta la cantidad de las lesiones que excedieron el tipo penal de robo. Como atenuantes consideraron la falta de antecedentes penales.

ROBO DE NOCHE

El delito llevado a juicio ocurrió 20 de mayo de 2020, alrededor de las 1:05. Según la acusación de la fiscalía, Matías Alejandro Barrionuevo y Gonzalo Barría se hicieron presente en el edificio n° 28, del Sector 3, del barrio 30 de Octubre, propiedad de la víctima.

En esas circunstancias escalaron aproximadamente tres metros y medio hasta el techo que recubre la puerta de ingreso al edificio. De allí se dirigieron hasta la ventana del lavadero del departamento y luego de romper un vidrio, ingresaron a la vivienda.

Aprovechando que la víctima se encontraba durmiendo, colocaron sobre su cabeza un almohadón y mediante la utilización de una barreta de hierro con punta comenzaron a golpear a la víctima en la cabeza, causándole cortes.

Mientras golpeaban al dueño de casa, le insistían: “entregame la plata entregame todo”. Acto seguido sustrajeron un teléfono celular marca Motorola, modelo E5 nuevo, una billetera de cuero de carpincho color marrón claro, que en el interior tenía un DNI a nombre de la víctima, dinero en efectivo y diversos elementos.

Los imputados se vieron sorprendidos por el arribo del personal policial de la Seccional Quinta quienes fueron alertados por alguien todavía no identificado. Este escuchó los gritos de la víctima quien vociferaba: “me robaron esos que van a salir me robaron”.

En ese momento, personal policial observó la salida del edificio de Barrionuevo y Barría. En un primer momento se logró la aprehensión de Barrionuevo. Barría logró escapar pero luego también fue detenido.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico