Los muertos y los vivos se reencuentran en una fiesta

En la creencia popular mexicana durante estos días, que van desde este sábado hasta su punto culminante el 2 de noviembre, las personas fallecidas regresan a visitar a sus deudos y los vivos conviven y disfrutan ofreciéndoles sus alimentos y bebidas favoritas. 

Las celebraciones por el “Día de Muertos”, una fiesta milenaria declarada Patrimonio Cultural Intangible de la Humanidad en 2008 por la Unesco, comenzaron este sábado con el tradicional “Desfile de Día de Muertos” en la ciudad de México, con la participación de millones de personas entre turistas y locales.

En la creencia popular esos días, que se extienden hasta su punto culminante el 2 de noviembre, las personas fallecidas regresan a visitar a sus deudos y los vivos conviven y disfrutan ofreciéndoles sus alimentos y bebidas favoritas.

“Es una tradición que se ha mezclado con la cultura popular y se ha convertido en una celebración que le pertenece a todo el mundo. En ningún otro lugar los visitantes pueden experimentar una celebración tan colorida, mágica y surrealista”, dijo a Télam, Héctor Flores Santana, director General del Consejo de Promoción Turística de México (CPTM)

MILLONES DE TURISTAS

El Día de Muertos en México es una de las celebraciones más importantes a nivel mundial que cada año atrae a más de 7,5 millones de turistas internacionales que gustan de experimentar las tradiciones culturales y gastronómicas típicas de la fecha.

Las preliminares de la fiesta se viven en el “Desfile de Muertos”, una celebración que va por su tercera edición y donde se puede ver calaveras monumentales, carros alegóricos y “catrinas” que recorren el Paseo de la Reforma desde el monumento de La Estela de Luz con dirección al Zócalo capitalino.

La mítica explanada se convierte en escenario de ofrendas multitudinarias para los difuntos, y donde se realizan conciertos gratuitos de rock, jazz, blues y música tradicional mexicana para concluir un día repleto de colores y sabores.

Para este año se contará con la participación de los estados de Aguascalientes, Oaxaca, Michoacán y San Luis Potosí como invitados especiales.

El desfile del año pasado contó con más de un millón de asistentes y más de 1.500 voluntarios que fueron los encargados de llenar de energía y alegría las calles de la ciudad; muchos de ellos provenientes de otras partes de la República e incluso de otros países.

COLOR Y TRADICION

Celebrada desde finales de octubre hasta la primera semana de noviembre, la fiesta del Día de Muertos es un legado ancestral heredado de distintas culturas prehispánicas combinado con la celebración del día de Todos los Santos católico.

Cada rincón del país, desde la isla de Janitzio en Michoacán, pasando por los pueblos de Chiapas y hasta el gran Zócalo de la Ciudad de México, se vestirá de color y tradición a la espera de millones de visitantes que buscan participar en uno de los ritos más espectaculares que existen.

“Nuestra oferta cultural es una de las razones por la cual México se ha convertido en el sexto país más visitado del mundo. La celebración no solo debe ser un motivo de encuentro con el pasado, sino una invitación a que más personas descubran por qué México es un mundo en sí mismo”, precisó Flores Santana.

Celebraciones como el Día de Muertos han colocado a México como uno de los destinos favoritos del turismo internacional, al punto que el país registró un arribo de 39,3 millones de visitantes extranjeros durante el 2017, ubicándose como el sexto país más visitado del mundo de acuerdo con la Organización Mundial de Turismo (OMT).

En 2017 los aeropuertos de México recibieron 637.700 vuelos nacionales e internacionales que transportaron a 68 millones de personas, cifra representó un incremento del 2,2% en vuelos y un incremento de 9,3% en pasajeros en comparación con el año anterior.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico