Oyarzo afirma que mató a Ruiz por exceso en su legítima defensa

En la audiencia de control quedó claro que el homicida fue con un cuchillo a buscar a la víctima en su vivienda y que luego se ocultó en su propia casa. Ruiz alcanzó a caminar unos metros para pedir auxilio. Oyarzo permanecerá preso porque "existe peligro de fuga".

Se realizó este jueves la audiencia de control de detención de Paulo Alejandro Oyarzo (40), detenido por el homicidio de Alberto Luis Ruiz (65), ocurrido el martes pasado, a la tarde, en el barrio Ceferino.

Los representantes de fiscalía solicitaron se declare legal su detención, se le formalice el hecho en su contra bajo la calificación de “homicidio simple” y se dicte su prisión preventiva. La defensa no objetó la legalidad de la detención, pero adelantó que postulará como calificación un “exceso en la legítima defensa” y solicitó su arresto domiciliario.

Presidió la audiencia de control la jueza penal María Laura Martini; el Ministerio Público Fiscal fue representado por Cristian Olazábal, fiscal general y por Fabiola López, funcionaria de fiscalía; en tanto que la defensa de Oyarzo fue ejercida por María Cristina Sadino, defensora pública.

Según la primera reconstrucción oficial de los hechos, a las 16.10 del martes Ruiz se encontraba fuera de su domicilio sito en Rivadavia al 3.500 cuando llegó Oyarzo portando un arma blanca en su mano derecha, y previa discusión con la víctima le asestó una certera estocada en el hemitórax izquierdo, en el cuarto espacio intercostal izquierdo, lesionando el ventrículo derecho y provocándole un shock cardiogénico, lo cual hizo que cayera al suelo.

Inmediatamente Oyarzo se retiró del lugar, ocultándose en su vivienda de la calle Facundo, donde sería detenido en la madrugada del miércoles. Luego de ser apuñalado, Ruiz caminó hasta la Avenida Estados Unidos al 1448 donde pidió ayuda y cayó muerto.

POR AHORA ES “HOMICIDIO SIMPLE”

El hecho fue calificado provisoriamente como “homicidio simple” y la Fiscalía también pidió 6 meses para concluir con la investigación. La defensa no objetó la legalidad de la detención, ni el relato del hecho, aunque sí la calificación legal en base a la “discusión” planteada en el hecho, adelantando que postulará un “exceso en la legítima defensa”.

Seguidamente el fiscal resaltó los peligros procesales de fuga y entorpecimiento porque Oyarzo no tiene arraigo, ni familia continente, mientras la expectativa de pena es de cumplimiento efectivo. También señaló que hay peligro de entorpecimiento porque el principal testigo es amigo del imputado.

Finalmente, la jueza resolvió declarar legal la detención y formalizar el hecho bajo la calificación de homicidio simple, dictando la prisión preventiva del imputado por tres meses, en base a la existencia de elementos de convicción; y de los peligros de fuga y entorpecimiento de la investigación.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico