Para la Policía Federal de Brasil, Arribas es sospechoso de lavado de dinero

El director general de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) argentina, Gustavo Arribas , volvió a quedar en la mira de las autoridades brasileñas, sospechoso de lavado de dinero internacional al haber recibido US$ 850.000 de manera ilegal.

Ya acusado el año pasado por un delator de la Operación Lava Jato de haberse beneficiado con sobornos de la compañía Odebrecht , ahora el funcionario y amigo de confianza del presidente Mauricio Macri quedó expuesto en medio de una investigación de la Policía Federal, el Ministerio Público y la Administración Federal de Ingresos Públicos de Brasil para desarticular una esquema de lavado de dinero transnacional por medio de una red de empresas falsas que estafaron a varios municipios en los estados de San Pablo y Minas Gerais, donde debían proveer productos a concesionarias de limpieza urbana.

Bajo el nombre de "Operación Descarte", ayer se efectuaron 15 allanamientos en San Pablo, Santos, Paulínia, Belo Horizonte y Lamim que tuvieron como eje al empresario de la construcción Atila Reys Silva, considerado el operador financiero de esta amplia trama de corrupción. Fue así que los agentes federales descubrieron que una de las células del esquema de lavado de dinero había realizado cuantiosas transferencias ilícitas a Arribas en la Argentina vía un banco asiático.

Milton Fornazari, comisario de la Policía Federal en San Pablo, quien estuvo a cargo de la "Operación Descarte", describió – en diálogo con La Nación – que “la investigación comenzó como un desdoblamiento de la Operación Lava Jato y por el inicio de una acción fiscal de Administración Federal de Ingresos Públicos (Receita Federal) sobre unas empresas que servían como fachada para cometer ilícitos. En las dos investigaciones se halló a un operador financiero brasileño (Atila Reys Silva), que actuaba en consorcio con otros dos operadores financieros presos en el ámbito de la Lava Jato, Alberto Youssef y Leonardo Meirelles, quienes firmaron acuerdos de delación premiada con la Justicia.

“Se descubrió que en 2013 este operador pidió a Yousseff y a Meirelles que hicieran transferencias desde su cuenta en el banco HSBC de Hong Kong para una cuenta en un banco argentino, en la Argentina, a nombre de Arribas. El origen del dinero estuvo en Brasil. Se trató de una operación fraccionada, fueron 14 transferencias bancarias que suman US$ 850.000; el fraccionamiento es algo de costumbre en ese mercado ilegal de cambio de dinero. Todas las transferencias fueron hechas en un período breve, de unas dos semanas”.

El comisario señaló que aún no saben cuál fue el motivo de esas transferencias. “Lo que sabemos es que fueron hechas de manera ilegal, sin comunicación al Banco Central de Brasil, es decir, al margen del sistema financiero nacional, una tipología clásica de lavado de dinero para evitar el rastreo de las autoridades”, indicó.

“El operador brasileño comandaba una célula profesional de lavado de dinero que prestaba servicios para varios clientes, no sólo a esas concesionarias de limpieza sino también a agencias de turismo y otras empresas que no parecen tener contacto unas con otras, en esquemas independientes”.

“Arribas está investigado como destinatario de una parte de los valores de una red de lavado de dinero. Recibió US$ 850.000 que fueron enviados de manera ilegal de Brasil para la Argentina. Lo que queremos saber es por qué recibió esos valores de manera ilegal y cómo se benefició en esa operación”.

LOS PROXIMOS PASOS EN LA INVESTIGACION

“Vamos a utilizar todas las herramientas que tenemos a nuestra disposición para la investigación criminal. Por medio de los acuerdos de cooperación jurídica internacional se pedirá la colaboración de la Justicia argentina, se analizarán todos los documentos que se han conseguido en los allanamientos, y definiremos cuáles son las herramientas más adecuadas para esta investigación sobre una sospecha de un crimen transnacional, internacional”.

“La investigación está avanzando en relación a la transferencia de valores que se hizo hacia la Argentina. Nosotros no investigamos personas sino hechos; necesitamos ver cuál es la naturaleza jurídica de esos hechos, qué revelan esas transferencias de dinero, si es que apuntan a otros crímenes. Ya sabemos que ese dinero fue enviado ilegalmente para la Argentina, ahora tenemos que investigar por qué”, concluyó el comisario.

Fuente: La Nación

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico