Para los defensores, a Pulley lo incrimina "un resentido"

Con tal calificativo se refirieron al oficial Guajardo. En tanto, de Cuellar Gamboa dijeron que trabajaba "en negro" en la construcción y que Guillermina Ferreira Almada "también ejercía la prostitución".

Los defensores de Alejandro Pulley, Guillermina Ferreira Almada y Juan Carlos Cuellar Gamboa pidieron en sus alegatos la absolución de los imputados. El viernes 14 los jueces darán a conocer su veredicto de responsabilidad penal.

En el principio de la audiencia de este miércoles, la defensora de Cuellar Gamboa, María Cristina Sadino, solicitó su absolución. A su defendido se lo acusa de ser propietario del VIP y de haberse ocupado de la seguridad del mismo, aunque la explotación económica “nunca estuvo descripta”, según la abogada.

“No surge de la hipótesis del binomio, ni de cómo percibía ese 50%. No podemos tener certeza de que Cuellar sea el dueño de la vivienda, ya que trabajaba en el rubro de la construcción en negro; no explotaba”, apuntó la letrada.

En cuanto a la facilitación de la prostitución, dijo que “no se puede invertir la carga de la prueba”, argumentando que el tipo penal adolece de una deficiencia en cuanto a la libre autodeterminación del trato sexual.

Seguidamente la defensora de Ferreira Almada, Vanesa Vera, se refirió a los delitos que se le imputan: explotación de la prostitución ajena y cohecho activo. “En el debate se demostró que la prueba rendida es insuficiente respecto de la facilitación de la prostitución y que Ferreira era propietaria del VIP; no hubo pericia fonética sobre la voz que se escucha y había cinco personas de nacionalidad paraguaya en el lugar. También las chicas realizaban su oferta sexual en la calle y por publicidad”, por lo cual solicitó su absolución.

EL 50% DE LOS PASES

En cuanto a la explotación que percibía el 50% de los pases sexuales, la abogada invocó el testimonio de “la licenciada Gasparini”, resaltando que “ninguna de las 5 mujeres prestaron testimonio en el juicio, por lo cual también corresponde la absolución”.

“No se acreditó la relación desigual de poder ya que Guillermina igual ejercía la prostitución. En el cohecho activo no se pudo acreditar la entrega del arma reliquia, ni que en los envíos por Vía Cargo fuera dinero”, argumentó con respecto a los supuestos sobornos que se le hacían llegar al comisario retirado Omar Alejandro Pulley, por entonces a cargo de la Seccional Primera, con jurisdicción en el departamento vip de Francia y Dorrego.

“UN RESENTIDO”

Por último, el defensor de Pulley, Alejandro Fuentes, también solicitó su absolución. “El fiscal dice que Pulley recibía de Ferreira Almada dádivas, un arma reliquia y sumas de dinero para dejar de realizar controles; y que del allanamiento se secuestran remitos entre Ferreira y Pulley. Sin embargo, en los teléfonos no hay ningún mensaje que Ferreira o Cuellar ofrecieran dinero a Pulley”.

En cuanto al testimonio del oficial principal Martín Guajardo lo calificó como “resentido, ya que él mismo dijo que se sintió discriminado porque no encajaba en el círculo de confianza de Pulley”.

El defensor agregó que “no se pudo demostrar que en estos envíos de Ferreira a Pulley iba dinero”, preguntándose “¿de qué manera Pulley podía realizar o no el control si desde enero de 2015 ya no estaba en Comodoro?”.

El tribunal de debate está compuesto por los jueces penales Mónica García, María Laura Martini y Jorge Odorisio, mientras el Ministerio Público Fiscal está representado por Martín Cárcamo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico