Policía: abren causa por detención ilegal de un joven

El grave caso de abuso policial se registró el 13 de mayo en Esquel.

Un oficial de policía le llamó la atención a un joven por caminar en plena cuarentena. Lo persiguió e ingresó a una casa en forma ilegal, lo golpeó y privó de su libertad hasta llevarlo detenido a la comisaría.

La Justica este lunes formalizó la investigación contra el oficial de la Policía del Chubut. La fiscal María Bottini lo imputó por los delitos de privación ilegal de la libertad y abuso de autoridad.

La representante fiscal describió el delito comenzó a las 23:50 del miércoles 13 de mayo cuando la víctima caminaba por 25 de Mayo y Costanera. Fue interceptado por un móvil policial de la Seccional Primera de esa ciudad.

Al estar vigentes las restricciones a la circulación propias del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio, un policía le preguntó los motivos de su presencia en la vía pública. Luego le indicaron que continuara hacia su domicilio.

A los pocos minutos, se le acercó otro móvil de la misma dependencia y a cargo del oficial principal ahora imputado. Lo interceptaron cuando el joven transitaba sobre la avenida Fontana y a los gritos le preguntan a dónde iba, mientras amagaban agredirlo físicamente.

El joven se asustó, corrió hasta llegar a la casa de un amigo, tocó la puerta e ingresó. Momentos después, hizo lo mismo el oficial junto con su personal a su cargo, “de manera arbitraria y abusiva, ya que no se daban las hipótesis previstas en el Código Procesal”, expuso la fiscal.

El policía abrió la puerta a patadas e ingresó empuñando el arma reglamentaria. Apuntó al joven y a su amigo, les exigió que se arrojaran al suelo y los esposó. Otro policía que llevaba puesto un pasamontaña, pateaba a la víctima estando indefenso en el suelo y esposado.

Ese policía le reclamó que devolviera las cosas que había robado, pero el joven le respondió “que no había hecho nada”. De esa forma, el oficial privó la libertad del denunciante, agregó la fiscal del caso.

El policía investigado siguió con su actuar abusivo y arbitrario. Con sus órdenes, los subordinados revisaron el interior de la vivienda, levantaron el colchón y abrieron el mueble donde guardaba la ropa, pese a los reclamos del dueño de casa de que debían tener una orden judicial.

La fiscal recalcó que todo el accionar se cumplió bajo las órdenes del oficial hasta la detención del joven, quien fue conducido a la comisaría. Su amigo también fue llevado en calidad de testigo.

A raíz de las agresiones físicas, el joven sufrió un hematoma de 3 por 2 centímetros en la mejilla izquierda, equimosis en párpado inferior derecho y escoriaciones en ambas muñecas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico