Policía condenado a 16 años de prisión por crimen de Corzo

Un policía bonaerense fue condenado ayer a 16 años de prisión por matar a balazos y por la espalda al joven Rodrigo Corzo, en un caso de «gatillo fácil» cometido en agosto de 2003 en la localidad bonaerense de Villa Tesei, partido de Hurlingham, informaron fuentes de la querella.

Buenos Aires (Télam)
El tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 5 de Morón, integrado por los jueces Susana De Carlo, Angélica Perera y Carlos Thompson, condenaron ayer, en forma unánime, al oficial inspector Cristian Solana por el «homicidio simple» de Corzo.
La abogada de la familia Corzo, María del Carmen Verdú, informó que los jueces dieron por acreditado que se trató de un homicidio y desecharon que haya ocurrido en un enfretamiento armado.
«Sostuvieron como agravantes que Solana era un funcionario policial y, en especial, la preparación técnica recibida», indicó la letrada querellante.
«En los fundamentos del fallo, los jueces describieron a Solana como un oficial ‘preparado y experimentado’, que tuvo una actitud ‘intemperante’ y modificó al escena del crimen», explicó.
En los alegatos, la querella había solicitado que el inspector Solana recibiera la pena de 20 años de prisión, al igual que la fiscalía, y, si bien ponderó los mismos agravantes que el TOC, había sostenido que el policía realizó una «teatralización de la escena» al plantar un arma en el auto de la víctima.

«EL CASO DABA PARA MAS»
En la sala estuvieron presentes los padres de Rodrigo, Narciso Corzo y Elly, y la hermana de la víctima, Micaela, quienes fueron acompañadas por la abogada Verdú, en tanto que Solana no quiso estar presente al momento de la lectura del veredicto.
«Desde ningún punto de vista estoy conforme. El caso daba para más y (Solana) merecía más años de cárcel», dijo Narciso, al retirarse de la sala de audiencias.
«Lo ideal sería que Rodrigo esté con vida, pero la pérdida humana no se recupera con nada», opinó el hombre quien calificó a Solana de «cobarde».
«No sólo mató por la espalda a mi hijo, sino que después estuvo oculto en la cárcel y hoy no quiso venir a dar la cara y escuchar el fallo», señaló Narciso.
Respecto del sargento Núñez, Corzo dijo que para él, «tendría que haber estado imputado por falso testimonio y encubrimiento desde el comienzo».
El crimen de Rodrigo Corzo ocurrió el 28 de agosto de 2003 pasadas las 2:30 en el acceso al puente Santa Rosa de Villa Tesei, partido de Hurlingham, cuando el oficial inspector Cristian Solana disparó contra el automóvil en el que viajaba el joven.
Luego, Solana indicó que vio venir de frente un automóvil que había realizado una maniobra sospechosa por lo que ordenó al sargento Ariel Núñez, que conducía el patrullero, que lo siguiera. Cuando los dos vehículos estaban por ingresar al puente Santa Rosa Solana disparó dos veces contra el auto de Corzo: una de las balas ingresó por el baúl del auto, travesó los asientos y perforó el corazón del joven, quien murió 28 segundos más tarde.
Tanto Solana como Núñez dijeron desde el inicio de la pesquisa que desde el auto de Corzo se habían efectuado dos disparos y que, por esa razón, el oficial Solana disparó en otras dos oportunidades.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico