Preventiva para los que balearon a los policías

Eduardo Astudillo y Nicolás Baldivieso fueron imputados por balear a los suboficiales durante una persecución registrada la noche del domingo en la zona sur de la ciudad. Ambos pasarán dos meses en prisión preventiva. La mujer que estaba con ellos recuperó la libertad.

En la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia este martes se desarrolló la audiencia de control de detención y formalización de la investigación contra los tres detenidos del domingo, acusados de balear a dos suboficiales de la policía.

El fiscal general Cristian Olazábal relató ante el juez Jorge Odorisio las circunstancias del grave ataque originado apenas pasadas las 22 del domingo, cuando los suboficiales Lorenzo Da Silva y Cristian Hernández retornaban a la comisaría después de dejar a un compañero en su domicilio tras concluir su turno.

Los suboficiales interceptaron sobre la calle Pieragnoli a los ocupantes de una Toyota Hilux con tres ocupantes, que estaba detenida con las luces apagadas y sin chapa patente. Los policías trataron de identificarlos, pero el conductor arrancó, chocó el patrullero y aceleró para salir en contramano hacia la Zona de Quintas del barrio Abásolo.

La persecución finalizó en el pasaje Las Fresas donde descendieron los dos sujetos y dispararon contra los uniformados. El representante fiscal detalló que Astudillo fue el primero en disparar contra el suboficial Hernández, quien fue alcanzado por dos balas y sufrió fractura en el pie derecho y un hematoma por el segundo disparo que dio en el chaleco antibalas a la altura del pecho.

Después Baldivieso disparó contra el cabo Da Silva, quien acusó un hematoma por recibir un disparo en el chaleco antibalas. Luego, con el refuerzo de más policías, ambos sujetos fueron detenidos y se secuestró una semiautomática calibre 40. En la requisa a la camioneta se incautaron cocaína, $90.000 y los detenidos en sus ropas tenían envoltorios con esa misma droga.

Se presume que los ocupantes de la camioneta vendían estupefacientes cuando quisieron ser identificados por los uniformados que observaron que estaban en actitud sospechosa.

La mujer que los acompañaba, en tanto, permaneció en todo momento dentro de la camioneta y no participó del ataque armado contra los efectivos.

En ese contexto, Olazábal pidió que se declararan legales las detenciones de Baldivieso y Astudillo por la flagrancia del delito y los imputó por homicidio agravado, por ser cometido por personal policial y por el uso de arma de fuego, concurso real, por resistencia a la autoridad. Para Astudillo además se sumó la calificación de violación de domicilio porque ingresó al patio de una vivienda para ocultarse, pero finalmente fue reducido por la policía.

El fiscal solicitó seis meses de prisión preventiva para los acusados y el mismo tiempo para concluir la investigación. Argumentó la gravedad del ataque contra los policías, la nocturnidad y el uso de arma de fuego con la intención de causarles la muerte. Olazábal además expuso los peligros procesales de fuga y entorpecimiento, y la pena en expectativa que en caso de recaer condena tendría una condena mínima de 13 años de prisión.

Por su parte, la defensora oficial María de los Ángeles Garro asistió a los dos imputados y no se opuso a la formalización de la causa, aunque sí cuestionó la medida de prisión preventiva y pidió la libertad de Baldivieso y Astudillo, con la prohibición de acercamiento a los policías heridos.

El juez dio por formalizada la investigación en los términos planteados por el representante fiscal, pero disminuyó el tiempo de la prisión preventiva hasta que se avance con las pruebas. Por ello, Baldivieso y Astudillo recibieron dos meses de cárcel.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico