¿Qué hacer para evitar ser víctima de los inhibidores de alarmas?

Se le denomina el delito invisible porque nadie los ve venir a estos delincuentes, que operan en centros comerciales y lugares concurridos. Sus principales víctimas son clientes y turistas que acuden a realizar compras.

Suelen operar de a dos, uno hace vigilancia y el otro inhibe la frecuencia de la alarma. Los inhibidores pueden ser manuales, tipo Handy, y otros que se instalan en el propio auto de los delincuentes y tienen un rango de alcance de 50 a 70 metros.

Una vez realizado un proceso técnico que no revelaremos para que no se difunda estos mecanismos de robo, el Handy utilizado para inhibir la alarma, bloquea el sistema de la misma, incluido el cierre centralizado, por eso es de vital importancia que el dueño del autochequee que las puertas hayan quedado cerradas tras activar la alarma.

Si el delincuente tuvo éxito y bloqueó la alarma, de inmediato procede a abrir el auto sin forzarlo y se lleva todo lo que está en el interior. De ahí que los especialistas en seguridad recomiendan no dejar nada de valor en los rodados tales como bolsos con notebook o dinero en efectivo que suele ser el principal botín de los ladrones.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico