Río Mayo: lo acusan de intentar apuñalar a un rival tras ser expulsado de un partido

Gastón Mongilardi fue imputado por la fiscalía de haber agredido a un rival, luego de que lo expulsaran de un partido de fútbol. La acusadora pública relató que cuando lo retiraban de la cancha, amenazó de muerte al jugador adversario. Pocos minutos después regresó con un cuchillo e intentó apuñalarlo. Le dictaron prohibición de acercamiento y su abogado defensor ofrece un pedido de disculpas como solución alternativa.

Gastón Eduardo Mongilardi, de 42 años, fue procesado como presunto autor de los delitos de “lesiones leves, amenazas simples y agresión con toda arma”. El imputado fue detenido por la policía de Río Mayo y la Fiscalía de Sarmiento lo acusa de haber intentado apuñalar a un hombre con el que había disputado un partido de fútbol.

En la sala de audiencias de la Oficina Judicial de Sarmiento se desarrolló la audiencia de control de la detención y formalización de la investigación preparatoria de juicio. El acto fue presidido por el juez Jorge Novarino. La fiscalía estuvo representada por la funcionaria Marisol Sandoval. El imputado, en tanto, recibió el asesoramiento legal del abogado de la defensa pública Gustavo Oyarzun.

Según relató la parte investigadora, el ataque ocurrió el domingo a las 14:45 en el predio del Club Deportivo Río Mayo, donde se jugaba un partido de fútbol entre los equipos de Isidoro y Café Ramón.

La funcionaria fiscal agregó que en medio del partido, Mongilardi cometió una fuerte infracción contra uno de los jugadores del equipo contrario. Por esa razón, el árbitro resolvió expulsarlo. Sin embargo, este no se retiró del campo de juego y continuó las agresiones contra su rival mediante golpes de puños. Otros jugadores lograron sacarlo de la cancha, pero antes de irse el imputado amenazó de muerte a la víctima.

Sandoval indicó que tras el partido Mongilardi se acercó nuevamente al denunciante con la intención de continuar las agresiones. Apareció con un cuchillo con el que intentó apuñalar al denunciante. La víctima utilizó una silla para protegerse del ataque. La situación fue observada por personal policial que se encontraba en el predio y detuvieron al agresor.

La representante de fiscalía solicitó a Novarino un plazo de cuatro meses para concluir la investigación, la declaración de legalidad de la detención y una orden de prohibición de contacto entre el imputado y la víctima durante el plazo de investigación.

A su turno, Oyarzun no formuló objeciones a la pieza de apertura y pidió la inmediata libertad de su asistido. Asimismo dejó planteada la aplicación de una solución alternativa del conflicto, consistente en un pedido de disculpas.

Así las cosas, el magistrado resolvió declarar legal la detención y tener por formalizada la investigación preparatoria de juicio contra Gastón Mongilardi en orden a los incidentes descriptos por la fiscalía y la calificación legal provisoria escogida. También otorgó el plazo de cuatro meses para que los investigadores concluyan sus tareas e hizo lugar a la orden de prohibición de contacto.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico