Río Mayo: lo juzgarán por abusar de su hija e intentar matar a su pareja

Un joven de 18 años será juzgado por abusar sexualmente de su hija y golpear, amenazar con un arma e intentar asesinar a su pareja. La causa fue elevada a juicio ayer y en caso de ser condenado la Fiscalía pretende que se le imponga una pena de 18 años. El acusado está detenido en Trelew por el hecho que ocurrió el 13 de febrero en Río Mayo.

La elevación a juicio fue ordenada por el juez penal de Sarmiento, Alejandro Rosales, a instancia de la funcionaria de Fiscalía, Marisol Sandoval. Fue ayer durante la audiencia preliminar, marco en el cual el imputado participó a través de una videoconferencia desde Trelew, asistido por el abogado adjunto de la Defensa Pública, Gustavo Oyarzún.El joven fue acusado por el delito de lesiones leves agravadas por la relación de pareja, amenazas con arma, lesiones leves agravadas por el vínculo, tentativa de homicidio agravadas por el vínculo y abuso sexual. En la audiencia de ayer Sandoval relató los hechos de la acusación y ofreció 16 pruebas documentales y 40 testigos para las audiencias de debate. En ese acto además se trató la medida de coerción y Sandoval sostuvo que se mantienen los riesgos procesales que fundaron la prisión preventiva para el sospechoso, quien fue detenido el 15 de febrero, lo cual fundó en la gravedad del hecho y la probabilidad de autoría, sin dejar de mencionarse el peligro de entorpecimiento de la investigación, la falta de arraigo y el peligro de fuga por la pena en expectativa.Por su parte el defensor no formuló objeciones a la acusación y tampoco se opuso a las pruebas propuestas por la Fiscalía. En razón de ello, el juez Rosales resolvió elevar a juicio oral la causa y declaró admisible la totalidad de la prueba ofrecida por la parte acusadora. En lo que hace al Tribunal que debe intervenir en el debate, señaló que se trata de un tribunal colegiado que deberá ser designado por la Oficina Judicial de Sarmiento.En cuanto al mantenimiento de la prisión preventiva, consideró que se dan objetivamente los riesgos procesales establecidos por el Código Procesal Penal y ordenó que se mantenga la medida de coerción hasta la finalización del juicio.

LOS HECHOSLa investigación se inició a partir de lo ocurrido el 13 de febrero en la casa que el acusado compartía junto a su pareja y su pequeña hija, ubicada sobre calle Perito Moreno, en la localidad de Río Mayo. Ese día, aproximadamente a las 13, el imputado habría comenzado a insultar a su mujer. El motivo de su enojo habría sido porque su pareja había pinchado una cubierta de la bicicleta. De las agresiones verbales pasó a la agresión física con golpes de puño en los brazos, en el rostro y patadas en las piernas. Luego tomó un destornillador e intentó clavárselo hasta que logró su objetivo, lastimándola en el costado derecho de la espalda.También tomó un cuchillo de cocina y le provocó lesiones en el brazo, intentando en todo momento clavárselo y amenazándola de muerte. Las amenazas mortales también incluían a la niña. La menor, en tanto, era protegida por su mamá, poniéndola detrás de ella. Por último, el agresor le dio un golpe de puño en la nuca a la joven. En la siguiente fase el imputado se calmó y posteriormente le pidió perdón. Como consecuencia del accionar del detenido, la víctima sufrió las siguientes lesiones: hematomas en brazo derecho, herida punzante en parrilla costal derecha, heridas cortantes lineales y superficiales en brazo y antebrazos izquierdo, hematoma cara posterior del muslo izquierdo. La Fiscalía sostiene que en el mismo domicilio, durante la tarde y antes de las 19 del lunes 13 de febrero, el sospechoso se encontraba cuidando a su hija de un año y cuatro meses de edad cuando la madre se fue a trabajar. En esa ocasión, el detenido habría tomado fuertemente del cuello a la menor. Como consecuencia de ello, le provocó lesiones y hematomas en los dos laterales del cuello. Cuando su madre regresó al hogar, advirtió las lesiones en el cuerpo de su bebé. No preguntó nada porque tenía miedo a la reacción de su pareja, pero el martes 14 de febrero, entre las 9 y las 13, la niña quedó nuevamente al cuidado de su padre biológico. Su mamá había salido a trabajar y aprovechando esta situación el joven habría golpeado a la menor con un elemento contundente que podría corresponder a patadas o piñas. Lo hizo hasta dejarla casi sin vida. La bebé quedó inconsciente en la cama.Al volver a su casa la madre de la niña observó que su hija no reaccionaba y la llevó urgente al hospital, donde los médicos que la atendieron constataron que la nena estaba muy golpeada y su vida corría riesgo. Tenía líquido en el abdomen, por lo que fue derivada en forma inmediata al Hospital Regional de Comodoro Rivadavia. Allí quedó internada en terapia intensiva. Con respecto a los informes médicos, se confirmó que la víctima sufrió traumatismo de colon. Por esta razón los cirujanos realizaron una extirpación de parte del intestino grueso. También debieron realizarle una colostomía. Por los golpes recibidos, tuvo múltiples hematomas en la región periumbilical y en el párpado izquierdo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico