Riquelme se entrenó a fondo en el predio de Casa Amarilla

Buenos Aires (Télam)
El ídolo xeneize, Juan Román Riquelme, se entrenó ayer en el predio de Casa Amarilla, con vistas a su reaparición en Boca Juniors, el domingo, cuando su equipo enfrente a Rosario Central, por la segunda fecha del torneo Clausura del fútbol argentino de Primera división.
Riquelme llegó a las 9:30 al predio auriazul, recibió una verdadera ovación de parte de los hinchas de Boca que se encontraban presenciando la práctica y que sólo fueron al entrenamiento con el único propósito de verlo a él.
También un grupo de turistas españoles que hacían un recorrido por el barrio de La Boca se acercó hasta los portones del predio y le alcanzó una camiseta del Barcelona para que Riquelme la firmara.
Posteriormente, comenzó con un entrenamiento físico, junto a los jugadores que no viajaron a Bolivia, donde el equipo enfrentará hoy a Bolívar, en la altura de La Paz, en el cotejo debut por el Grupo 7 de la Copa Libertadores de América, que también integran Cienciano, de Perú, y Toluca, de México.
En el entrenamiento participaron, además de Riquelme- Jesús Dátolo, Matías Cahais, Leonardo Díaz, Andrés Franzoia, Marcos Mondaini, Juan Angel Krupoviesa (que se recupera de una rotura de ligamento interno de la rodilla derecha) el arquero Carlos Morel y los juveniles Carlos Fondacaro, Cristian Chavez, entre otros.
Luego de esa exigente sesión física, Riquelme se trasladó hacia el gimnasio del predio donde continuó su tarea durante una hora.
«La verdad que fue muy lindo volver a ver a mis compañeros, y como ya lo dije, voy a tratar de disfrutar cada día, cada minuto que voy a estar en este club, que es mi casa, y ojalá que en junio pueda terminar feliz», afirmó Riquelme en declaraciones a la prensa cuando finalizó su entrenamiento.
Cuando un periodista le dijo que lo vio hablar mucho con Jesús Dátolo, quién en principio iba a llevar la camiseta número diez, pero ahora deberá cederla al ídolo xeneize, contó que conversó con el jugador sobre diversos temas, fundamentalmente el paso de Dátolo en Banfield.
Al preguntársele si ya se encuentra en condiciones físicas para jugar el domingo, ante Rosario Central, afirmó que se entrenará lo mejor posible,» para ver si tengo la suerte de poder jugar el domingo que viene».
«Yo sé que juegue Riquelme o no, la cancha de Boca siempre estará llena. Y ojalá que yo pueda estar ahí el domingo», acotó, tras lo cual dijo que la gente desde que llegó a la Argentina lo trató muy bien y no sólo los simpatizantes de Boca sino también los hinchas de otros clubes.
Riquelme, en otro orden, se refirió al Villarreal y en ese sentido dijo que espera que pueda revertir los malos resultados conseguidos hasta ahora en la liga española.
Cuando se le preguntó si ya está pensando volver a la selección, afirmó que tiene la obligación de jugar en Boca «lo mejor posible» y «después, todo lo demás, se verá».

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico