Se agrava la pelea entre el INDEC y el Gobierno

El Gobierno elevó ayer su ofensiva contra el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) al anunciar públicamente que detectó "fallas gravísimas" en las últimas cifras difundidas por el organismo sobre el saldo de la balanza comercial, que, además, se suman a otras que habrían sido cometidas a lo largo del año anterior.

Buenos Aires (C)
La encargada de transmitir este mensaje, que se produce justo en medio de la creciente controversia que generaron los cambios de funcionarios y metodologías en área de precios, fue la ministro de Economía, Felisa Miceli.
Miceli sostuvo que el INDEC subestimó los ingresos generados por las exportaciones de productos primarios el mes pasado, al computar una caída en el precio promedio del 3% cuando, en realidad, y según los cálculos del Palacio de Hacienda, hubo una suba del 23%.
«Nos llamó la atención, porque cualquier persona, ya no solamente un economista, sino cualquiera que lea los diarios, sabe que hubo un fuerte boom de las commodities agropecuarias en el mundo y que los precios no cayeron entre enero y enero, sino que más bien aumentaron», dijo la ministro durante una conferencia de prensa realizada exclusivamente para informar sobre este tema.
«El propio INDEC después nos confirmó que hubo un error y que los precios habían aumentado un 23 por ciento, según sus cálculos», expresó la funcionaria. En el departamento de prensa del organismo primero se mostraron sorprendidos por las declaraciones de la ministro e indicaron, que no había «información oficial» al respecto hasta ese momento.

ERRAR
Sin embargo, el INDEC difundió luego un comunicado de prensa en el cual no sólo reconoce el error que señaló Miceli: también modifica la variación en los precios y las cantidades exportadas de los otros tres rubros que conforman la oferta exportadora: las manufacturas -tanto agropecuarias como industriales- y los combustibles y energía.
«Esta corrección no afecta los valores de exportación, importación y balanza comercial de enero de 2007 consignados en el cuadro 1 del comunicado de referencia», cierra la fe de erratas, en contraposición a lo que sostiene el Palacio de Hacienda.
Miceli fue incluso más allá y afirmó: «Hemos detectado una cantidad enorme de errores de este tipo a lo largo del año pasado».
No obstante, y pese a que, según la ministro, no sería la primera vez que el organismo incurre en una equivocación, esta es la primera vez que lo anuncia públicamente. De cualquier manera, agregó: «Esto no lo hacemos con el fin de mirar para atrás, sino de hacer para adelante, porque son errores no van a cambiar las estadísticas argentinas, son errores que hablan de que faltan los controles que nosotros queremos imponer».
En las últimas semanas el Gobierno impuso una serie de cambios en el área de precios que desataron una fuerte controversia y cubieron con un manto de dudas los últimos datos sobre la inflación. Economía desplazó a Graciela Bevacqua y colocó en su reemplazo a Beatriz Paglieri, una funcionaria de carrera del Palacio de Hacienda cercana a Guillermo Moreno. Según los trabajadores del organismo, Paglieri dispuso cambios metodológicos en la medición de la inflación y mantuvo reuniones con los encuestadores encargados de relevar precios para exigirles que le entreguen sus relevamientos a ella y no a sus supervisores.
Todo eso no hizo más que arrojar un manto de dudas sobre la veracidad de los índices de precios de enero y, por ende, de las cifras de inflación. Despertó, además, un fuerte rechazo por parte de economistas, sociólogos, profesores universitarios y ex directivos del organismo.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico