"Se está forzando una brecha entre escuela pública y privada"

La comunidad educativa de la Escuela 718 de Rada Tilly se encuentra movilizada ante la falta de respuestas del Ministerio de Educación de Chubut. No tienen clases por problemas edilicios y la virtualidad se cumple con serios problemas. "Se está forzando una brecha entre escuela pública y privada", cuestionó una de las voceras del grupo de padres de los estudiantes.

El ciclo lectivo no comenzó para todos en Chubut. Los problemas edilicios en las escuelas para las clases presenciales, más los problemas de conectividad en el caso de las clases virtuales, son un obstáculo como ocurre con los alumnos de la Escuela 718 de Rada Tilly.

La institución de nivel secundario tiene problemas con sus calderas, diversos inconvenientes en sus conexiones eléctricas y goteras en una parte de su estructura, lo que genera que cuando llueva nadie pueda ingresar al edificio. Pero a esto se le debe agregar que solo la dirección tiene acceso a internet y los docentes deben recurrir a un servicio de internet externo para brindar clases en las plataformas virtuales.

Cansada de no tener respuestas, la comunidad educativa decidió entregar una nota al Concejo Deliberante y a la Municipalidad para que se agilicen las respuestas ante el Ministerio de Educación de Chubut.

En diálogo con El Patagónico, Jimena Gauna, miembro del grupo de padres de la Escuela 718, describió el panorama que se vive hace cuatro años en la institución.

“Solo primer y sexto año tiene clases debido a que son los únicos grupos que tienen su aula calefaccionada. El 75% de los alumnos no tienen clases presenciales”, cuestionó Gauna.

Uno de los problemas es la calefacción. De las tres calderas que tiene la institución, una no funciona desde hace cuatro años, lo que implica exigir al máximo el funcionamiento de las otras dos. Por esa razón, una de estas últimas está dejando de funcionar y genera que solo una cantidad de aulas tengan calefacción. Las bajas temperaturas se aproximan y no hay una solución en vista en el corto plazo.

Esto llevó a que una parte vaya a clases presenciales y otra se quede en casa, pero son cerca de 400 chicos que todavía no han podido pisar la escuela este año”, dimensionó.

UN ANTIGUO PROBLEMA

Gauna subrayó que esta situación es anterior a la pandemia. Sin embargo, la llegada del coronavirus dejó en evidencia otra problemática: la conectividad. “La virtualidad se hizo como se pudo. Cada docente hizo lo que pudo sin directiva del Ministerio de Educación. Ahora seguimos igual. Las escuelas no tienen internet o solo hay en la dirección y los docentes se las tienen que arreglar para dar clases”, consideró.

La falta de soluciones también tiene que ver con las conexiones eléctricas y goteras. “Desde el temporal, todo el sistema quedó deteriorado. En el cielo raso, hay goteras. Si no estuviéramos la pandemia igual tendríamos problemas porque no hay mantenimiento de los edificios”, cuestionó.

“La situación de los edificios escolares es desesperante y desde la comunidad educativa no vemos una luz al final del túnel. Lo peor es que esta situación que vivimos, se repite en muchas instituciones. Es muy difícil y no sabemos que más hacer”, aseveró Gauna y agregó que es “casi inútil ir a Rawson porque sabemos que no nos van a atender”.

“SE FUERZA UNA BRECHA”

La indignación que sienten los padres de estudiantes de la Escuela 718 los lleva a pensar que este abandono de las instituciones se debe a una intención marcada. “Sentimos que se genera y se fuerza una brecha muy amplia entre los chicos que van a la privada y la pública”, afirmó Gauna.

Asimismo, consideró que la falta de clases no se debe a la situación sanitaria sino por la falta de respuestas del Gobierno provincial. “Si no hubiera pandemia, los chicos no tendrían clases igual porque la mayoría está sin mantenimiento. En muchos casos hay problemas con respecto a los porteros. Por ahí no están, se han jubilado o no tienen reemplazo y Provincia no le pone suplencia. Esto no lleva dos meses sino que lleva tres años”, cuestionó.

Escuela 718 de Rada Tilly.jpeg

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico