Se inició el juicio por el joven que fue herido de bala por su cuñado

Los primos Gastón y Javier del Carril, imputados de haber baleado a Brian Díaz cuando se movilizaba a bordo de un automóvil junto a su novia -hermana de uno de los presuntos agresores-, participaron ayer de la primera jornada de juicio por el delito de homicidio en grado de tentativa. La víctima y su pareja expusieron lo vivido ante el tribunal que juzga el delito.

En los tribunales penales de Comodoro Rivadavia empezó ayer el juicio oral y público por el ataque a tiros que sufrió Brian Díaz (20) durante la noche del 21 de noviembre de 2016 en el barrio San Martín. El tribunal está integrado por los jueces penales Miguel Caviglia, Gladys Olavarría y Daniela Arcuri.
La fiscal general Cecilia Codina y la funcionaria Verona Dagotto en su alegato inicial aseguraron que van a probar a lo largo del debate el ataque armado contra Díaz.
Esa noche la víctima se desplazaba a bordo de un Chevrolet Corsa junto a su pareja y un hijo de dos meses. Iban por calle Huergo y al llegar a Los Jazmines fueron interceptados por los ocupantes de una camioneta que se interpuso para impedir el paso del auto. Se trataba de Gastón y Javier del Carril, ambos familiares de la novia de Díaz.
Según la Fiscalía, los imputados descendieron de la camioneta y dispararon contra la víctima al menos cinco tiros. Díaz atinó a cubrir con su cuerpo a su pareja e hijo, y luego dio marcha atrás chocando contra otro automóvil. Entonces se bajó del auto y comenzó a correr.
No obstante, el joven fue derribado por ambos primos, quienes nuevamente le efectuaron disparos. Díaz estaba en el suelo y recibió siete impactos en su cuerpo. Así, las fiscales calificaron el delito como homicidio agravado por el uso de arma de fuego, en grado de tentativa, en calidad de autor para Gastón del Carril. Mientras Javier del Carril fue acusado por el mismo delito, pero en calidad de partícipe necesario.
El defensor Guillermo Iglesias -que asiste a Gastón del Carril- postuló la teoría negativa del caso, es decir, que la Fiscalía no va a poder probar su caso. Sostuvo que su cliente no quiso provocar la muerte.
En razón de ello, el penalista señaló que la calificación legal que debe prosperar es la de lesiones leves, agravadas por el uso de arma de fuego o bien tentativa de lesiones graves. También postuló un estado de emoción violenta para su defendido al momento del ataque como un factor atenuante. También mencionó que su defendido está detenido con prisión preventiva desde el 5 de enero.
Iglesias solicitó al tribunal que una pericia psicológica practicada a su pupilo no sea admitida, debido a que se ha violentado el debido proceso.
A su vez el defensor Mauro Fonteñez –representa a Javier del Carril- también postuló la teoría negativa del caso solicitando su absolución ya que entiende que ninguna conducta de su asistido merece un reproche penal. Afirmó que la Fiscalía no podrá probar la existencia de un plan previo para provocar la muerte de la víctima.
El tribunal resolvió admitir el informe psicológico elaborado por el Cuerpo Médico Forense.
Luego, escuchó la palabra de la víctima, quien relató su vivencia del ataque sufrido, y después lo hizo su pareja, hermana de uno de los imputados y prima del otro acusado.
Hoy continuará el debate con la declaración de otros testigos propuestos por el Ministerio Público Fiscal.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico