Servera cambió de defensa, pero igual le confirmaron otros 30 días de preventiva

La medida de coerción que le fuera dictada a Gustavo Servera durante el control de detención vence el martes y en virtud de esa proximidad se llevó a cabo la correspondiente revisión, ocasión en la cual la Fiscalía pidió que se mantuviera la prisión preventiva porque entiende que persisten los peligros procesales que oportunamente motivaron su dictado. El imputado cambió de defensor, quien consintió la medida por 30 días, mientras reúne elementos para requerir una morigeración.

La revisión de la prisión preventiva de Gustavo Servera se llevó a cabo en la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia y fue presidida por el juez natural de la causa, Jorge Odorisio. El Ministerio Público Fiscal estuvo representado por la fiscal general, María Laura Blanco, mientras que el imputado designó defensor a Francisco Romero.

En ese contexto, la acusadora pública solicitó el mantenimiento de la medida de coerción que pesa sobre el imputado, la cual fue dictada por 4 meses (su vencimiento opera el martes).

“El principal peligro procesal es el de fuga”, sostuvo la fiscal y destacó que existen elementos de convicción suficientes para considerar a Servera como probable autor del hecho. La prueba es abundante, suficiente y unívoca para poder mantener la sospecha sobre el imputado. Blanco mencionó las características gravísimas del hecho y sostuvo que la pena en expectativa, en caso de recaer condena, será de cumplimiento efectivo.

En cuanto al peligro de entorpecimiento, indicó que el imputado en libertad podría influir sobre allegados y personas para que modifiquen sus declaraciones y por todo ello solicitó al juez el mantenimiento de la prisión preventiva hasta la finalización del plazo de investigación.

A su turno, el defensor sostuvo que sin considerar el análisis de la prueba, sobre lo cual afirmó que no comparte con el Ministerio Público Fiscal, reconoció que por el momento carece de elementos nuevos para discutir la medida de coerción que oportunamente fue revisada por un tribunal colegiado.

En razón de ello, consintió la prisión preventiva por 30 días y adelantó que tiene la intención de reunir elementos para plantear alguna medida sustitutiva a la prisión preventiva.

Tras escuchar a las partes, el juez resolvió mantener la medida de coerción hasta el 5 de julio.

FEMICIDIO

El femicidio que tuvo como víctima a María Soledad Arrieta ocurrió el lunes 5 de febrero entre la 1:30 y las 2:02, cuando la víctima se encontraba en el quincho ubicado en la parte posterior del predio ubicado en Juan Manuel de Rosas al 3.600, barrio Abel Amaya de Comodoro Rivadavia.

La Fiscalía sostiene que su exesposo Servera –quien ocupaba la vivienda delantera de la residencia- habría ingresado por una ventana lateral. Una vez adentro, “mediante golpes y utilizando un lazo metálico que colocó alrededor del cuello de Arrieta, ejerció presión y la redujo”.

El ataque le produjo a Arrieta excoriaciones lineales en diversas partes del cuerpo, entre ellas en el lado derecho del tórax y en el cuello, región latero-posterior. Acto seguido, el autor del hecho la condujo al dormitorio del inmueble, donde la roció con un líquido inflamable y le prendió fuego, tras lo cual se retiró del lugar, provocando así la muerte de Arrieta por quemadura extensa y de vías aéreas.

Los investigadores creen que todo se produjo como conclusión de una relación signada por violencia de género, en la que Arrieta se encontraba en una situación de subordinación y sometimiento hacia Servera.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico