"Topo" Fretes estaba escondido en Los Antiguos

Héctor Fretes, quien estuvo diez días prófugo por su participación en el asesinato de Luis Miguel Curiqueo, ayer a las 19:30 se puso a disposición de la policía de Los Antiguos. La Brigada de Investigaciones sabía que estaba en esa localidad y un comisario del lugar convenció a un familiar para que lo entregara.

Las investigaciones policiales para dar con el paradero de Héctor Martín Fretes, de 31 años, concluyeron con éxito. El individuo estaba prófugo de la justicia de Comodoro Rivadavia tras aparecer como el principal sospechoso de terminar con la vida de Luis Miguel Curiqueo (33).
El personal de la Brigada, a cargo de los comisarios Eduardo Chemin y Pablo Lobos, el domingo realizó comunicaciones con el titular de la comisaría de Los Antiguos, Daniel Quiroga. Ya tenían el dato de que Fretes podía estar escondido en esa localidad santacruceña y enviaron el oficio de la captura nacional acompañado con una foto.
El comisario local habló con un familiar de Fretes, a quien conocía, y realizó las gestiones para que lo convenciera de que se entregara solo, con el fin de evitar la posibilidad de afectar a terceros inocentes.
Así las cosas, Fretes convino entregarse en la dependencia local y lo hizo ayer a las 19:30, precisaron las fuentes oficiales a El Patagónico. Este diario también supo que horas después del homicidio ocurrido el viernes 8 de septiembre afuera del pub de la calle Güemes al 900, el sospechoso fue sacado de esta ciudad en un vehículo particular.
Esa madrugada Fretes concurrió al local nocturno junto a dos amigos para jugar al pool. Allí se encontró con Curiqueo, a quien conocía hace bastante tiempo. Estaban todos juntos en la misma mesa cuando la víctima y Fretes iniciaron una acalorada discusión. Ello derivó en que Fretes se dirigiera a su camioneta Peugeot Partner que estaba estacionada afuera del local, sobre la misma calle Güemes. De allí recogió un arma de fuego y regreso al pub donde amenazó a Curiqueo, quien solo atinó a salir del local para evitar la agresión. Según los testimonios de los restantes clientes, Fretes le asestó dos disparos en el tórax a Curiqueo y siempre según el mismo relato, el presunto homicida siguió a la víctima que intentó escapar herida en dirección a la Comisaría Primera, pero cayó tendido cerca del Banco Nación, a metros de la Unidad Regional de Policía.
Cuando Fretes retornó al local las puertas ya estaban cerradas, por lo que se tuvo que marchar en la Peugeot Partner, dejando su teléfono celular sobre la mesa en la que había estado sentado con Curiqueo y otras personas.
El vehículo de Fretes fue secuestrado esa misma tarde de la vivienda de Fretes, en Kilómetro 5, pero el principal implicado en el homicidio ya no estaba. Desde un primer momento los investigadores creían que estaría fuera de la provincia de Chubut.
Anoche, la policía local empezaba con los exhortos necesarios para realizar el traslado de Fretes a Comodoro Rivadavia y ponerlo a disposición de la justicia. La fiscal del caso, Camila Banfi, ya estaba al tanto de la detención y la Oficina Judicial también. En función de su arribo a Comodoro, se fijará la fecha de la audiencia de control de detención y formalización de la investigación.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico