Youtuber viajero quedó varado en Ushuaia

Pablo Imhoff, el viajero que cuenta sus aventuras en YouTube y supera en audiencia a los principales canales de noticias del país, quedó varado en la ciudad de Ushuaia, en Tierra del Fuego, cuando lo sorprendió la pandemia de coronavirus justo antes de tomar rumbo norte para llegar hasta Alaska, en su última gran travesía a bordo de una moto Honda Econo Power de 90 centímetros cúbicos, modelo 1992.

"Pablito viajero", como se llama su canal de YouTube, y como mejor se lo conoce en las redes sociales, es una verdadera estrella de los ámbitos virtuales: 128 mil personas lo siguen en Instagram, y 284 mil son suscriptores en la plataforma de videos.

En materia de espectadores, cada una de sus historias es vista por más gente que el promedio de rating de los dos canales de noticias con mayor audiencia de Argentina, según los datos informados por la empresa Kantar Ibope Media para el semestre enero-junio de este año.

Prueba de su creciente popularidad es que Imhoff se cruza con alguno de sus seguidores en cualquier lugar del país, por más recóndito y deshabitado que sea: hace poco lo paró un niño en el poblado de Almanza, un desolado paraje de pescadores situado a 70 kilómetros de Ushuaia, sobre la costa del Canal Beagle.

"Creo que tengo una audiencia muy fiel. No sé bien a qué se debe. Yo siento que me acompañan y me ayudan todo el tiempo. Es una relación muy cercana. Es mutuo, porque yo también creo saber qué les gusta a ellos, cómo son. Todo eso deviene en un estilo de contenidos, en una línea", explicó a Télam el viajero de 33 años y oriundo de la ciudad santafecina de Santo Tomé.

Imhoff sostuvo que los suscriptores de su canal de YouTube fueron creciendo gradualmente, a la par de sus aventuras, aunque hubo hechos que le significaron un salto de seguidores, como el actual "Proyecto Alaska" que comenzó en enero de este año cuando partió de Santa Fe para llegar, primero, al Fin del Mundo.

Recorro el "Camino de los Presos" y te cuento dos leyendas | USHUAIA

Según este técnico óptico que a los 27 años decidió cambiar su forma de vida, y que se considera un "estudioso apasionado" de las nuevas formas digitales de comunicación, los contenidos de plataformas como YouTube, le están restando audiencia a los medios tradicionales.

"Los influencers o los youtubers somos más de carne y hueso. La televisión tiene un formato armado. La historia ya está lista. No parece espontánea. Yo muestro el proceso. Cómo las cosas van sucediendo. Si se me pincha la rueda, lo cuento. No armo un personaje. No soy un superhéroe. Ese me parece que es el éxito de las redes", argumentó "Pablito viajero".

En esa línea, afirmó que en tiempos de adaptación a los nuevos lenguajes virtuales, "todo está en cambio permanente y la clave es saber leer las nuevas conductas de las audiencias", y reconoció: "Yo me fui adaptando a eso, lo entendí. Y sigo cambiando siempre, buscando nuevas formas. Me apasiona hacerlo".

Para grabar, editar y transmitir sus contenidos, el youtuber utiliza, únicamente, su celular y una cámara GoPro fijada al casco, con un micrófono externo.

"No tengo producción, ni asistentes, ni supercámaras. Tengo mi celular y mi moto. Eso también identifica mucho a las personas. Las acerca", reflexionó.

Cuando tenía 20 años, Imhoff se fue a estudiar a Rosario: se recibió en cuatro años y empezó a trabajar en un laboratorio, hasta que a los 27 años rescindió el contrato de alquiler de su casa, renunció al empleo y comenzó a viajar.

Antes había hecho algunos trayectos previos, aunque en plan de vacaciones, a Chile y al Machu Pichu, y había escrito un libro de viajes junto a su hermano periodista.

Su primer gran salto a la aventura fue "La vuelta a la Argentina", un viaje de tres años en una moto Gilera de 1970.

"No somos una familia tuerca, aunque mi padre restauraba motos antiguas. Siempre me gustaron las antigüedades. Las motos antiguas le dan más romanticismo al viaje y le aportan más aventura", contó el viajero que ahora reside temporalmente en Ushuaia.

Imhoff plantea que los desperfectos mecánicos de su vehículo siempre llegan acompañados de gente dispuesta a ayudarlo, y que "detrás de esas personas, hay historias enriquecedoras", por lo que, en definitiva, "viajar en una moto antigua, más que una desventaja, es una gran oportunidad".

Cuando viaja, "Pablito" responde a su deseo personal pero también sabe que cumple la fantasía de muchos: "Me lo dicen todo el tiempo. Estás cumpliendo mi sueño. Yo hubiese querido y no pude, o no me animé. Es una de las cosas que más me dicen. Por eso siento una gran responsabilidad. Porque me doy cuenta de que la gente viaja a través de mis videos", sostuvo el youtuber.

También explicó que contra un mito muy instalado, su vida es la de un trabajador más, que cumple rutinas, hace trámites, y no está de "vacaciones permanentes".

"Vivo una vida como la de cualquiera. Con trabajo, con placeres, con disgustos, con alegrías. Solo que en movimiento. En lugar de estar en un lugar, me muevo. Eso no es vacaciones. Es vivir mientras viajo", entiende el dueño de la "Econo", como llama a su motocicleta compañera de aventuras.

Mientras espera el final de las restricciones sanitarias, "Pablito viajero" convive con los fueguinos como uno más, aprovecha para subir contenidos sobre Ushuaia y le revela a Télam su secreto para sumar miles y miles de seguidores todos los días.

"Hay que contar una buena historia. Si es en un buen entorno, mejor. Pero la clave es tener una historia y contarla bien. Me parece que eso aplica para cualquier formato, no solo para el digital. Viajar y contarlo. Eso es lo que hago. Eso es lo que soy", concluyó el youtuber.

Fuente: Télam

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico