Frenar las varices con sustancias naturales

Existe una tendencia genética a sufrir este trastorno venoso, pero hoy cuidar nuestras piernas es mucho más fácil que para nuestras madres, porque existe una alternativa que ellas nunca tuvieron: frenar el problema apenas empieza.
Así lo explica el Dr. Miguel Ángel Gramajo Booth, flebólogo investigador argentino que desarrolló la flebología restaurativa, un método en base a sustancias naturales y dispositivos mínimamente invasivos que regenera la pared venosa y hace que la vena recupere su funcionalidad.
¿Es cierto que el 90% de los casos de várices son por herencia?
-No existen cifras tan categóricas pero sí es cierto que la enfermedad varicosa está muy difundida: afecta a los hombres en un 45% de los casos y a las mujeres en un 55%, en mayor o menor medida. Lo que existe es una tendencia que se transmite por herencia multigénica. Esta tendencia llamada meiopragia consiste en una hiperdistensibilidad de los tejidos conectivos del cuerpo, por eso se es propenso también a tener pie plano, hemorroides, prolapso, además de várices.
¿Cuál es el real valor de los llamados factores detonantes o de riesgo?
-Si una persona tiene la tendencia genética de várices, los factores detonantes suben el riesgo. Por otra parte, si alguien no heredó la tendencia pero tiene muchos detonantes sumados, también puede desarrollar várices. El primer factor detonante es la bipedestación prolongada, es decir, estar muchas horas de pie al día. El segundo detonante en importancia es la acción de las hormonas femeninas. Una mujer con varios embarazos tiene más riesgo que otra que no haya tenido ninguno. En tercer lugar podemos citar la obesidad, el sedentarismo y el estreñimiento, que dificultan el tránsito venoso.
¿Las várices se pueden prevenir?
-Sí, disminuyendo la incidencia de los factores detonantes, sobre todo si hay carga genética familiar. También las várices pueden detectarse en forma precoz. Hay algunas señales para tener en cuenta: la aparición de pequeñas varículas o telangectasias en chicas jóvenes ya muestra un riesgo, estas arañitas no son solo un problema estético sino de salud. Otras chicas tienen la sensación de sobrecarga venosa con pesadez en las piernas al final del día y al hacer un ecodoppler no se encuentra daño, pero las referencias subjetivas ya nos muestran una tendencia.
Combatir las várices cuando recién empiezan
La flebología restaurativa marca una evolución real en el tratamiento de las várices porque es un método que puede frenar el deterioro venoso (por supuesto dependiendo del grado de evolución de la enfermedad con que llega el paciente a la consulta) y es mínimamente invasivo. En esto radica la gran diferencia.

· Hace sesenta años el tratamiento de las várices era quirúrgico o ablativo, esto es la extirpación de la vena enferma.
· Hace treinta años se incorporó con fuerza el tratamiento por esclerosis u obliterativo. Fibrosa y anula el vaso al igual que la cirugía.
· En la actualidad la “fleboterapia restaurativa”, a través de mini – inyecciones de sustancias naturales, restaura la pared alterada de la vena y recupera su función.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico