Los obispos elevaron una nota al papa Francisco para que visite la Patagonia

En Junín de los Andes se realizó el V Encuentro de Obispos de la Patagonia argentina y chilena. Convocados por el titular de la diócesis de Neuquén, Virginio Bressanelli, asistieron la totalidad de los obispos de las provincias patagónicas argentinas y de las regiones australes de Chile.

Por Argentina estuvieron Marcelo Cuenca, obispo de Alto Valle de Río Negro; Esteban Laxague, obispo de Viedma; Juan José Chaparro, obispo de San Carlos de Bariloche; José Slaby, obispo de la Prelatura de Esquel; Joaquín Gimeno y su obispo auxiliar Fernando Croxatto, de Comodoro Rivadavia; Miguel Angel D'Annibale, obispo de Río Gallegos y los obispos eméritos Marcelo Melani (Neuquén) y Fernando Bargalló (Merlo-Moreno).
Por Chile participaron Héctor Vargas, obispo de Temuco; Francisco Javier Stegmaier, obispo de Villarrica; Ignacio Ducasse, obispo de Valdivia; Juan Barros, obispo de Osorno; Cristian Caro, arzobispo de Puerto Montt; Luis Infanti, obispo vicario apostólico de Aysén y Bernardo Bastres, obispo de Punta Arenas. El único ausente fue el obispo de Ancud, Juan Agurto.
En este encuentro pudieron compartir su sentir ministerial como obispos, especialmente animados por el jubileo de la misericordia. Manifestaron sus vivencias personales del Dios misericordioso y la animación del Año Santo en sus Diócesis, revelando una multiplicidad de iniciativas pastorales, una entusiasta adhesión y conversiones del pueblo de Dios y significativos desafíos que atraviesan toda la Patagonia.
Notables momentos de comunión se vivieron al participar de las Eucaristías en las comunidades cristianas en Junín de los Andes, pero muy especialmente en el Santuario de la beata Laura Vicuña (donde descansan sus restos) y en San Ignacio, en el Santuario construido a forma de kultrún mapuche, enclavado en terrenos de la familia Namuncurá, donde residen los restos del Beato Ceferino Namuncurá.
En este santuario, dirigentes mapuches del lugar y miembros de la familia Namuncurá armonizaron signos y plegarias de la cosmología mapuche con la liturgia católica, expresando una particular acogida a los hermanos visitantes de este histórico encuentro.
Una fraterna convivencia selló el compromiso de santidad brotado del beato Ceferino, gracias también a la lectura de una carta de Ceferino a su padre, pocos días antes de su muerte, leída por monseñor Laxague, que presidió la Eucaristía.
Un momento de relevante emoción fue la firma de una carta en que todos los obispos presentes se adhirieron a las comunidades cristianas de la Patagonia para invitar al papa Francisco a visitar estas tierras posiblemente el próximo año.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico