Madre e hija adolescente imputadas por el homicidio de un bebé recién nacido

Miriam Marcela Sahiueque (37) y su hija de 17 años, están imputadas como presuntas co autoras del delito de homicidio agravado por el vínculo. El pasado 5 de marzo la menor dio a luz a un bebé al cual escondió y murió horas más tarde por asfixia. En la autopsia se descubrió papel en su boca, lo que le ocasionó la muerte por asfixia.

"Estamos ante un caso de inusitada gravedad", afirmó el Juez Roberto Casal al momento de definir el procesamiento de Miriam Marcela Sahiueque (37) y su hija de 17 años, imputadas como presuntas co autoras del delito de homicidio agravado por el vinculo. Ambas mujeres, están sospechadas de haber colocado un bollo de papel en la boca de un bebé recién nacido -hijo de la adolescente- y causarle la muerte, como consecuencia de una obstrucción de las vías respiratorias.

Aunque la investigación del caso es reciente y demandará unos seis meses, ya se pudo confirmar que el niño nació con vida y había pesado más de 3 kilos. Estos avances, formaron parte de los argumentos por los cuales el magistrado, dispuso la aplicación de la prisión preventiva para Marcela Sahiueque, por el plazo de seis meses. Periodo en el cual deberá permanecer alojada en la comisaría de Rada Tilly.

En tanto, para la adolescente, se estableció una medida de arresto domiciliario, bajo la estricta supervisión de su padre, personal policial de la Comisaria de la Mujer y Comisaria local. Además, se intimó al Ministerio de Desarrollo Urbano y Familia, y del Gobierno de la Provincia de Chubut, para que en el plazo de 72 horas de ser notificados, acondicionen un lugar adecuado para alojar a la joven, a los fines de que inicie tratamiento y evaluación psicológica.

En este marco, ordeno la internación de la adolescente por el plazo de tres meses, a fin de proceder a un completo estudio de su personalidad e implementar el tratamiento tutelar acorde a su problemática.

Cabe señalar que en la audiencia de apertura de la investigación fue presidida por el magistrado Roberto Casal. La parte acusadora, estuvo representada por el Fiscal General, Herminio Gonzales Meneses. En tanto, las imputadas, recibieron la asesoría legal del abogado adjunto de la Defensa Publica Gustavo Oyarzun. También participo el asesor de Familia, Menores e Incapaces, Tomas Malerba.

LA NOCHE TRAGICA

Fue el fiscal Herminio Meneses, quien brindó un informe sobre los hechos a investigar. Los mismos, ocurrieron el domingo 5 de marzo, entre las 03:00 y las 18:30 en un domicilio ubicado sobre el pasaje Estrada. En esa vivienda, se encontraban Marcela Saihueque, junto a su esposo y sus dos hijas, de 17 y 15 años. La adolescente de 17 años, se encontraba embarazada. En este contexto, se confirmó que la menor, dio a luz un niño. El nacimiento, tuvo lugar durante la madrugada del primer fin de semana de marzo.

En la documentación de la autopsia practicada por los médicos forenses, se certificó que el bebé nació con vida, y tuvo un peso de 3kg, 400g, aproximadamente.

Para los investigadores, la hipótesis por estos días se basa en la firme sospecha de que la abuela y la madre del recién nacido, fueron quienes colocaron un bollo de papel de grandes dimensiones, en la boca del bebe.

En cuanto, a la calificación legal provisoria escogida por el equipo de investigación, la misma corresponde a un caso de homicidio agravado por el vínculo (Art. 80 inc. 1 del CodigoPenal). En este marco, el Fiscal, describió el escenario de los hechos, la intervención de las profesionales que integran área de Criminalística, y los informes del cuerpo médico forense. También, peticionó un plazo de seis meses para concluir la investigación y la aplicación de medidas de coerción, para las dos imputadas.

"NO DIJE NADA POR MIEDO"

A su turno, las imputadas, utilizaron el derecho a prestar declaración, en esta etapa del proceso judicial. No aceptaron la formulación de preguntas por parte del Ministerio Publico Fiscal.

En este sentido, Sahiueque, manifestó: " ese domingo, como a las 07:00, escuche que mi hija estaba en el baño de la planta baja y le pregunte que le pasaba. Me contestó, que le había llegado su periodo de menstruación y tenía una perdida. Luego me levanté, le di unas toallitas femeninas, le preparé una chocolatada, y nos volvimos a dormir".

Más tarde agregó, "a la una, nos levantamos para almorzar, después subí a su pieza y vi todo manchado. Con su hermana más chica, llevamos el colchón al quincho y nos pusimos a limpiar. También puse diarios y limpiamos con cera, el piso de la habitación, para que no se pudriera la madera. Le dije que se bañara, para ir al médico después. Su hermana, me dijo que la notaba rara. Cuando subí y revise la habitación, vi los pies del bebé, que se asomaban en un cajón. Bajé y le dije a mi marido. El subió y llevó el cuerpo al quincho. No ví lo que hicieron en ese lugar. Nos pusimos de acuerdo para que fuera avisar a la policía, junto a mi hija menor. Con mi hija nos quedamos esperando a que llegarán. Después fuimos al hospital y es todo lo que hice", relató la mujer.

Con respecto al embarazo de la adolescente, dijo: "teníamos sospechas, le preguntamos y nos dijo que estaba gorda nomas. Yo pensé que si estaba, a los sumo sería de tres meses, porque no tenía panza, y que más adelante me lo iba a contar".

En tanto, la menor de 17 años, afirmó ante el juez: "el día anterior sentí las contracciones, pero me las aguanté. A las cuatro y media de la mañana, sentí que estaba naciendo el bebé, miré y le salía la cabecita, pero era como que no podía salir. Hice todo sola. Entonces hice fuerza con las manos para sacarlo, lo tomé del cuello, no se la fuerza que hice, porque estaba como medio inconsciente".

En su relato, sostuvo que: "intenté que llorara, pero no respondía, lo envolví y sentí que me estaba desangrando. Fui a ver a mi mama, me dio unas toallitas y tomamos la chocolatada. Después escondí al bebé. No recuerdo haberle metido el rollo de papel, para mí que no lo hice".

Por último, sobre su situación de estado de gravidez, la joven manifestó: "yo quería tenerlo, no dije nada por miedo".

En este contexto, Oyarzún, expresó que se oponía al requerimiento de la Fiscalía, respecto a la imputación escogida contra la madre de la menor. Para el Defensor Público, hasta el momento, los investigadores solo expusieron impresiones subjetivas, sin ninguna evidencia concreta.

En este línea argumentativa, afirmó que la parte investigadora, no aportó ninguna conclusión científica del cuerpo médico forense, que acredite que la joven, necesitó del ayuda externa para dar a luz su hijo.

Así las cosas, consideró que no hay ningún elemento objetivo que vincule a Miriam Sahiueque, con la autoría del hecho. A su criterio, el Ministerio Público Fiscal, debería haber seleccionado la calificación legal de encubrimiento agravado.

En tanto, no formuló objeciones sobre la imputación que acusa a la adolescente como autora del crimen. Su oposición estuvo centrada sobre la aplicación de medidas restrictivas de la libertad. Para Oyarzun, no se presentaba el riesgo procesal de peligro de fuga por la pena en expectativa, por tratarse de una menor de edad.

Asimismo, destacó que ambas imputadas, son consientes que desde hace tres meses, que las estaban investigando y se presentaron a la audiencia de apertura, en forma voluntaria.

PRISION PREVENTIVA

Al momento de resolver las cuestiones planteadas por las partes, Casal, realizó una pormenorizada explicación de las características de la etapa del proceso judicial que se estaba desarrollando.

Más tarde, adelantó que coincidía con la hipótesis de la Fiscalía, respecto a que la adolescente, no pudo haber dado a luz, sin ayuda externa. Por este motivo, rechazó la oposición de la Defensa Pública, a la calificación legal que correspondería a la abuela del niño fallecido.

En función de todo lo expuesto, resolvió: tener por formalizada la investigación preparatoria de juicio contra Marcela Miriam Sahiueque y su hija de 17 años, como presuntas co autoras del delito de homicidio agravado por el vínculo, por lo cual decretó la prisión preventiva de Marcela Sahiueque, en la comisaría de Rada Tilly, por el termino de seis meses.

Dispuso la internación de la adolescente por el plazo de tres meses a fin de proceder a un completo estudio de su personalidad e implementar el tratamiento tutelar acorde a su problemática.

En su resolución, también ordenó intimar a los Ministros de Desarrollo Urbano y Familia y de Gobierno de la Provincia, a fin de que en el plazo de 72 horas de notificados, acondicionen un lugar adecuado, para alojar a la joven de conformidad y con las condiciones establecidas por la normativa nacional e internacional en materia juvenil.

Finalmente, ordenó una amplia evaluación psicológica de la menor, por parte de la psicóloga de la Oficina Judicial, tendiente a conocer las características de su personalidad y las causas que determinaron su accionar.

El informe, debe incluir su diagnostico, pronóstico y tratamiento a ser sometida. También requirió un amplio informe socio ambiental del Licenciado en Trabajo Social, Javier Bertero.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico