Tras la repotenciación del acueducto se requerirán obras complementarias

Comodoro Rivadavia aumenta su población y año a año crecen los tendidos de redes de agua potable a nuevas urbanizaciones, pero la capacidad de potabilización permanece invariable desde 1999, cuando se inauguró el segundo acueducto. Mientras la repotenciación todavía está en etapa de obra, la SCPL anticipa para este verano un corte por semana dividido en zonas para poder recuperar reservas. Técnicos de la cooperativa plantearon que una vez concluidas las obras para repotenciar el sistema, se requerirá una inversión de $280 millones en obras complementarias.

Con la obra de repotenciación del acueducto todavía en ejecución para poder garantizar durante los próximos años el abastecimiento de agua potable a la zona sur de Chubut y norte de Santa Cruz, Comodoro Rivadavia permanecerá durante este verano anclada a la limitación histórica de los 4.800 metros cúbicos hora que se pueden bombear como máximo. Así, en época estival, con el aumento del consumo, el recurso no es suficiente para atender a toda la población de esta ciudad, Rada Tilly y Caleta Olivia.
"La brecha es cada vez más grande entre las posibilidades que tiene hoy la SCPL y la demanda de la ciudad", planteó ayer Eduardo Schiacappase, gerente de saneamiento de la Sociedad Cooperativa Popular Limitada, quien compartió ayer una mesa de trabajo con periodistas junto a Adolfo Carrizo, jefe del departamento de saneamiento y Rodolfo Calo, referente del acueducto.
El objetivo principal fue explicitar todas las particularidades y la situación actual del abastecimiento, además de exponer la línea de trabajo que desarrolla la cooperativa como operadora del acueducto y concesionaria del transporte y distribución de agua. En ese contexto se anticipó cuál será el plan de contingencia para esta temporada estival que, al igual que los últimos tres años, llega asociada a los cortes como paliativo invariable a la falta de inversión en la zona.
Carrizo explicó se ha adoptado una nueva modalidad en la restricción del servicio que permite una recuperación más rápida de las reservas de modo que el suministro nunca falte por un plazo superior a las 24 horas.
Mientras la planificación se cumple actualmente durante los fines de semana, aunque aclarando que terminado el año escolar podría aplicarse durante días hábiles, señaló que la proyección divide el ejido al momento de los cortes en Zona Norte/Rada Tilly y Zona Sur/Caleta Olivia. Además, a diferencia de veranos anteriores se incluirá a la zona central de la ciudad en la restricción que en función del importante caudal que representa permite una recuperación más rápida de las reservas.
"La modalidad es de 24 horas, veremos cómo nos va con más calor, pero inicialmente la modalidad será esta. Nos ha ido bien hasta ahora, tratamos de cumplir los horarios: cortamos 24 horas y llenamos la reservas con eso, y cortando la zona central nos da la posibilidad de que antes de las 24 horas ya este normalizada la distribución, y en las zonas altas puede llevar 30 horas, pero no queremos exceder eso", especificó Carrizo.
El responsable del departamento de saneamiento anticipó que este fin de semana no habría corte dado que las reservas se mantenían hasta ayer en 68.000 m3, cuando la barrera crítica se encuentra entre los 25.000 y 30.000, de modo que el caudal existente da un margen de previsibilidad hasta el jueves. Así, salvo que alguna contingencia asociada a roturas determine lo contrario, la planificación permitirá sostener el consumo durante el verano sin anticipar cortes o extenderlos.
Schiacappasse fue concreto al plantear que con este panorama, la variable a hacer hincapié es apelar al uso racional del agua, algo que admitió "nunca pasa de ser un slogan" y "no da resultados", a pesar de que tendría un impacto directo en la disponibilidad si se extendiera la cultura del uso solidario.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico