Tras seis meses de amagues, Comodoro cierra el año sin ordenanza antipirotecnia

La mayoría de los municipios de la provincia avanzaron en la temporada previa a las fiestas de fin de año con la sanción de las diferentes ordenanzas destinadas a prohibir la venta de pirotecnia y aunque en Comodoro las asociaciones protectoras de animales habían sido punta de lanza para imponerlo en la agenda parlamentaria desde mediados de año, la iniciativa no avanzó más allá de la instancia de anteproyecto. Desde Cambiemos aseguran que no hay interés del intendente Carlos Linares en tratar el tema y que tampoco existe el acuerdo necesario con el FpV para llevarlo a recinto.

Trelew y Puerto Madryn ya tienen sancionadas sus ordenanzas específicas prohibiendo la venta -no el uso– de pirotecnia, y se avanza incluso en la posibilidad de ordenamientos interjurisdiccionales o comarcales, teniendo en cuenta la proliferación de camiones en rutas, instalados para comercializar fuegos de artificio a las puertas de los ejidos donde la prohibición ya es norma.
A 48 horas del festejo de Nochebuena, y con debates más profundos para erradicar definitivamente la pirotecnia en varias regiones de la provincia Comodoro Rivadavia -que había hecho punta con la discusión este año dado que los planteos habían comenzado a principios de agosto-, mantiene el anteproyecto en archivo sin avances en comisiones y con nulas chances de ser tratado, aunque sea en la última sesión del año, prevista para el próximo 29 de diciembre.

NUEVA FRUSTRACION
Como cada año de los últimos tres, habían sido los grupos proteccionistas de animales los que habían comenzado a pujar para poder contar con la norma, a la que se abocaron directamente los concejales José Gaspar y Viviana Navarro, e incluso estaba previsto que integrara el temario de la sesión del 12 de noviembre, aunque finalmente no se trató ese jueves, a pesar de la promesa de que el tema integraría el orden del día, lo cual había desactivado una movilización de los grupos pro defensa de los animales hacia el Concejo.
Así, a pesar de que este 2015 la ciudad había estado más cerca que nunca de contar con legislación sobre el tema, llegó la fecha clave y la normativa nunca pasó de sus primeras instancias proyectuales, a pesar de que la Ordenanza prevista para la ciudad -a diferencia de los otros ejidos chubutenses- no prohibía la venta de pirotecnia, sino que solo regulaba su uso fijando límites a la potencia permitida para la comercialización a vecinos, y requisitos para el manejo de otro tipo de dispositivos, como los fuegos de artificio que acompañan eventos como el aniversario de la ciudad, o la elección de la reina del petróleo.
Mientras Viviana Navarro, una de las ediles abocadas al tratamiento cumplió mandado como concejal y hoy es diputada provincial, José Gaspar continúa en la gestión al frente del bloque Cambiemos.
Consultado sobre el destino del proyecto, sostuvo: "yo quiero sancionarla, pero el oficialismo no ha demostrado interés en llevar adelante esta regulación. Hemos notado que desde el Ejecutivo no hay mucho interés en que esto se trate; es lamentable porque somos una ciudad que necesita regular este tipo de cosas, y si no lo hacemos nosotros tampoco lo podrán hacer ciudades como Rada Tilly", sostuvo.
La observación del jefe de la oposición no es menor si se tiene en cuenta que cualquier proyecto de este tipo requiere de una mayoría simple para ser convertida en ordenanza, votos de los que Cambiemos por sí solo queda bastante lejos con sus tres bancas.
Además, y dado que la iniciativa pasó de prohibición a regulación, Gaspar dijo que "buscamos las alternativas, nos reunimos con la gente de la Cámara Argentina de la Pirotecnia y con uno de los mayores vendedores de la ciudad. Nos iban a acercar las diferentes categorías de productos para que pudiéramos establecer el rango admitido y nunca apareció esa información". Por ese motivo la ordenanza nunca pasó de "anteproyecto".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico