Un bebé se cayó a una pileta y lo revivieron dos médicos

Un pediatra y un enfermero del Hospital de Rawson asistieron a un niño de 18 meses que estuvo sin signos vitales por casi 5 minutos luego de que su madre lo encontraba flotando en la "pelopincho". Gracias al rápido accionar pudieron reanimarlo.

En la tarde del 31 de diciembre, ante el descuido de la madre, un bebé de 18 meses que jugaba en una pileta en el patio de su casa, perdió el equilibrio y lo encontraron flotando boca abajo.

Pese a la desesperación, la madre logró llamar a la policía quien dio intervención de inmediato a la ambulancia del Hospital Santa Teresita de Rawson, quienes a los cinco minutos se encontraron con el menor que era trasladado por un auto particular.

Allí, la ambulancia frenó y subieron al niño a la ambulancia donde comenzaron a practicar reanimación, ya que el menor no presentaba signos vitales. "Se hizo RCP porque estaba en paro cardiorrespiratorio, lo primero que atiné es hacer boca a boca y a la tercera inspiración se reanimó y despertó pero estaba casi prácticamente muerto", detalló –en Bahía Engaño-el pediatra Alejandro Fernández.

El médico realizó la reanimación junto con el enfermero Oscar Oviedo, y explicó que si bien el nene estaba ahogado sin signos de vida, respondió a los 30 segundos de iniciar el boca a boca.

"Estaba sin vida, no tenía pulso, no respiraba, cuando lo vi pensé lo peor pero uno hace lo que puede y el empezó a respirar, así que estamos felices", indicó el profesional.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico