Vecinos frenaron a trabajadores que ayer seguían instalando una antena

Los habitantes se oponen a la instalación de una antena de telefonía móvil en la plaza del barrio hasta contar con estudios que descarten cualquier riesgo para su salud.

Después que dirigentes vecinales firmaran el viernes por la tarde un acta junto al subsecretario municipal de Medio Ambiente, Daniel González, para que se paralizara la instalación de una antena de telefonía móvil en la plaza del barrio, ayer por la mañana los habitantes de Laprida que habían acordado juntarse en el lugar para comprobar que se cumpliera con los prometido, se encontraron con que los trabajos continuaban. Así fue como impidieron que los obreros de la firma cordobesa Acid SRL siguieran con las tareas de excavación en ese espacio público. Además se resolvió que mañana mantendrán una reunión con el secretario municipal de Obras Públicas, Abel Boyero.
Según indicó Zulma Usqueda, los vecinos les explicaron a los trabajadores acerca de la oposición del barrio a que se siga con las excavaciones y de ese modo ayer se frenó la continuidad de los trabajos. La referente ambientalista también planteó que desde el Foro Ambiental se solicitará la derogación de la ordenanza 11909/15 que norma la instalación de este tipo de estructuras de comunicación móvil en Comodoro Rivadavia.
Tras la reunión del viernes con el subsecretario de Medio Ambiente, los vecinos dejaron en claro y por escrito "que nos íbamos a oponer rotundamente a la antena porque no fueron suficientes las respuestas de (Daniel) González, quedaron muchas dudas y la ley nos ampara ante la duda de algo que nos puede causar daño a la salud".
Así, ayer de mañana, numerosos vecinos se juntaron en la plaza para comprobar la paralización de la obra. "Cuando llegaron los obreros les dijimos que respetamos su derecho al trabajo, pero que nosotros defendemos la salud y nos íbamos a instalar para impedir la obra, la gente lo comprendió", indicó Usqueda.
Hasta el momento la información con que cuentan los vecinos es que se trataría de una antena de telefonía que llevaría anexada cámaras de seguridad que como contraprestación al uso del espacio, la empresa Claro aportará al sistema de videovigilancia de Comodoro Rivadavia. "Han tomado una parte importante de la plaza. Tiene dos bases y han hecho seis huecos para zapatas", describió Usqueda.
Mañana los vecinos esperan reunirse con el secretario municipal de Obras Públicas, Abel Boyero, en busca de respuestas concretas. El compromiso que se había alcanzado el viernes con González era que los trabajos iban a quedar suspendidos hasta contar con todos los estudios correspondientes para comprobar que las antenas no son perjudiciales para la salud. En ese sentido también esperan la intervención del Ente Nacional de Comunicaciones, que es el organismo regulador de esa tecnología en el país.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico