Abrir los domingos fue un pedido de los empleados

La decisión del gobernador Arcioni de dar marcha atrás con la decisión de cerrar los supermercados los días domingo, obedeció a una solicitud del dirigente sindical, José González, quien se hizo eco de un pedido de los delegados que temen por su seguridad los sábados, que es cuando concurre más gente a comprar.

“Charlé con él (por Arcioni) por teléfono porque los delegados me plantearon que el sábado se iban a volcar todos a comprar y aumentaba su inseguridad”, dijo esta mañana José González, refiriéndose al pedido que le hicieron delegados de los supermercados.

Es que la semana pasada, a partir de una resolución del ministro de Seguridad, Federico Massoni, se dispuso cerrar los domingos los supermercados, pero ello implicó que hubiera más gente comprando el sábado, generándose entonces una mayor afluencia. También el lunes fue notable la cantidad de gente agolpada en las puertas de algunas bocas de expendio.

“Esa medida de Massoni fue un fracaso”, sintetizó el lunes el intendente de Comodoro, Juan Pablo Luque, en cuyo municipio –como en Rada Tilly, Sarmiento, Esquel y otros- no se plegaron a otra disposición que ordenaba ir a comprar los días de semana según el número de documento, algo que sí se implementó en Puerto Madryn, Trelew y Rawson, donde también hubo más afluencia que de costumbre el sábado.

Por ello, este martes Mariano Arcioni decidió retrotraer la medida, aunque la justificó en que era porque su gobierno les pagaría a los estatales del segundo rango –los que cobran hasta 65 mil pesos- el mes de febrero, que todavía no le pagó a la mayoría de la administración pública. Y sería estos ciudadanos los que necesitarían hacer sus compras el domingo.

Además, hay jubilados y pensionados nacionales que este viernes cobrarán sus haberes.

LO ECONOMICO

Por otra parte, en su diálogo de esta mañana con FM Del Mar, José González sostuvo que la medida restrictiva respecto de los domingos también afectaba económicamente a los comercios, que ya de por sí sufren una crisis inédita.

“Sabemos que se va a complicar en general a la hora de cobrar el mes de abril porque hay comercios que no pudieron vender nada porque no abrieron”, acotó el sindicalista respecto a la situación en general, donde ya hubo manifestaciones preocupantes, como la decisión de una conocida panadería de reducirles a la mitad el salario y la jornada laboral a sus 90 empleados.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico