Alquilar una quinta en enero cuesta hasta $160.000

La demanda aún viene retraída. Esperan que se incremente más llegada la fecha. Es para aquellos que no pueden alejarse de la Ciudad de Buenos Aires pero buscan relajarse en los meses de calor. Las opciones comienzan en los $20.000.

Las quintas son uno de los mayores atractivos para pasar las vacaciones cerca de la Ciudad de Buenos Aires y de una manera gasolera. Si bien los valores de los alquileres en algunos casos pueden llegar a ser similares a los de una casa en la Costa, la distancia y los servicios extra hacen la diferencia. En enero, rentar un chalet en Parque Leloir puede costar hasta $160.000, aunque también hay opciones más económicas que arrancan en $20.000.

Al igual que en la Costa Atlántica, los dueños de las quintas bonaerenses aseguran que la demanda se activará a último momento, como sucedió el año pasado. Si bien desde el Colegio de Martilleros de la Ciudad de Mar del Plata y desde el partido de Pinamar aseguraron que en 2018 los incrementos tendrán un tope del 10%, desde el sector de casaquintas aseguran que esperan mayor demanda que el año pasado ya que se trata de una opción “cómoda, cerca de la Ciudad y económica”. Y por supuesto los aumentos son similares a lo que se experimenta en las ciudades balnearias de Buenos Aires.

La zona norte es la que más oferta de este tipo de propiedades tiene. La mayoría de las casas se alquilan por mes, aunque también se pueden conseguir por quincena o hasta por fin de semana. Este cambio se debe a que hace tiempo el viajero decidió modificar sus tiempos a la hora de tomarse vacaciones y en general suelen hacerlo de a semanas durante todo el año con las famosas “escapadas”.

En la zona de Ezeiza también la oferta es variada. El barrio El Trébol, La Unión y hasta el country La Martona se destacan entre las opciones. Si bien se pueden conseguir viviendas para pasar los días de calor en barrios privados, no se trata de la mayoría. Y es que muchos de los códigos de convivencia de estos countries prohíben el alquiler temporario de las propiedades. Una forma de garantizar la seguridad para quienes viven allí y mantener cierto orden.

LAS COMODIDADES

La oferta es muy variada y numerosa por eso los detalles hacen la diferencia. Los precios van desde los $20 mil por mes hasta los $160.000. Las más económicas suelen ser espacios pequeños para una familia tipo de cuatro personas y sin pileta. Claro que la piscina es uno de los diferenciales más requeridos al igual que el Wi-Fi. Las residenciales suelen tener yacuzzi, cancha de tenis, voley y de fútbol. “Es importante que los inquilinos se sientan como en su casa, los dueños hacen grandes esfuerzos para ofrecer servicios similares a los de los hoteles”, explicó uno de los especialistas consultados.

El mobiliario es otro de los puntos que pueden hacer la diferencia. Hay muchas opciones de casaquintas recicladas con muebles modernos y espacios amplios. Así como muebles para el jardín que van desde reposeras, sombrillas hasta gazebos para hacer de las jornadas más placenteras.

La mayoría de quienes eligen este tipo de vacaciones son matrimonios con hijos jóvenes (que en muchos casos tienen que rendir materias previas) y aquellos que uno de los dos miembros no puede tomarse vacaciones, por lo que deciden cambiar el entorno, pero mantener su rutina laboral apenas algunos kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires sin dejar de cumplir con las obligaciones.

LA DIFERENCIA

En promedio, una casa de 4 ambientes con capacidad de hasta 10 personas en la zona Norte de Buenos Aires se puede conseguir a un precio de $60.000 el mes. Mientras que en Pinamar, una vivienda más sencilla -sin pileta, pero con los misma cantidad de ambientes- en la zona Golf tiene un valor en la primera quincena de enero similar, aunque todo el mes la renta asciende a $120.000, es decir el doble. A eso debe sumarse el traslado hasta allá. Si se elige llenar un tanque de nafta súper de 50 litros se gasta alrededor de $900. Pero en total son necesarios por lo menos un tanque y medio, por lo que esa suma asciende a $1.350, a lo que se le deben sumar $220 entre ida y vuelta de peajes. Claro que si se quiere alquilar una carpa, habrá que adicionar en promedio $40.000 el mes para resguardarse del sol y del calor.

Otro de los factores que los inquilinos tienen en cuenta a la hora de arrendar una quinta son los gastos de supermercado. Es que en la zona de este tipo de residencias los precios son similares a los de Capital Federal, mientras que en las ciudades balnearias de Pinamar, Cariló o hasta Valeria del Mar se puede pagar el doble por los mismos productos. Esto se debe en principio a la clásica “viveza criolla” de los comerciantes y por supuesto a los costos de traslados de la mercadería que hacen que se eleven los precios.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico