Anoche levantaron la toma de la Escuela 1 luego de la protesta de padres con sus hijos

Cientos de padres de estudiantes primarios de la Escuela 1, con globos celestes y blancos y una bandera con la firma de los alumnos que decía: "Queremos nuestra escuela", rompieron pasadas las 17 de ayer una de las cadenas que sujetaba los portones de ingreso al establecimiento ocupado por alumnos del Instituto de Formación Docente 802. Una vez que ingresaron al patio abrazaron el edificio y cantaron el Himno Nacional. Al cierre de esta edición, autoridades de la Delegación Administrativa de la Región VI del Ministerio de Educación lograron convencer a los ocupantes que depusieran su actitud.

“Que canten los niños, que alcen la voz… en ellos está la verdad”, entonaron cientos de padres de alumnos de la Escuela 1 junto a sus hijos, ayer por la tarde en el patio del colegio, luego de lograr ingresar al romper las cadenas que habían colocado quienes desde hacía siete días tomaban el edificio.

Previamente los padres se reunieron en la plaza San Martín y con globos celestes y blancos se dirigieron hasta la escuela en donde rompieron las cadenas del portón de acceso que da hacia la avenida Yrigoyen. Una vez en el patio entonaron el Himno Nacional y “Que canten los niños”, de José Luis Perales.

Sin embargo, no pudieron ingresar al interior de la escuela porque los protagonistas de la ocupación no abrieron las puertas. Poco antes, cuando habían podido entrar al patio, a varios niños se les iluminó el rostro y le preguntaban a sus papás si ya podían volver a estudiar.

Habían firmado con sus manitos y puesto su nombre en una bandera gigante que decía: “Queremos nuestra escuela”. La alegría duró unos minutos porque nadie abrió la puerta del otro lado, y porque comenzó a llegar un grupo de estudiantes jóvenes, algunos de ellos menores de edad, varios con el rostro cubierto. Estos se colocaron en el otro portón de acceso de Belgrano para impedir que se abriera. Los padres se retiraron y colocaron en el cerco los globos celestes y blancos, la bandera y cientos de mensajes de los niños que pedían volver a las aulas.

“La escuela es nuestro espacio natural, se cantó una canción específica de los sueños de los niños, y la necesidad que tienen de cantarle a su escuela”, comentó el director de la Escuela 1, Néstor Helfer a El Patagónico.

“Lamento que se pretenda que haya una sola manera de pensar y una sola manera de ver las cosas. Y eso tira para abajo todo lo que uno a los niños les enseña sobre diversidad porque somos diversos, y cada uno puede tener formas de pensar diferente” graficó el director del establecimiento.

Al menos unos 25 docentes de la Escuela 1 se presentaban todos los días a su trabajo, pero no podían ingresar para dar clases a raíz de la toma.

“Entre todos cantamos el himno, esperando a que se dignen dejar el establecimiento, pero no se movieron. Hay gente de un lado y del otro, como diciéndonos acá estamos nosotros y justicia cero, hicimos denuncias en todos lados, fuimos a la Fiscalía, a la Policía, a la Federal y seguimos esperando. Queremos que dejen el edificio y que den libertad para pasar. Estamos esperando que los tiempos de la Justicia, que no son los nuestros, no son de los niños, avancen, y que se haga algo. Y también con la gente que está adentro, porque lamentablemente parece que todo va a quedar en la nada”, afirmó Débora, una de las madres.

En la semana la vocera de los padres, Silvina Carstens, había informado: “tenemos identificado a quienes llevan la toma adelante, de alumnos del Instituto de Formación Docente 802 (que también funciona en la Escuela 1), pese a que compartimos reunión de cuatro horas con ellos y nadie se identificó, pero logramos identificar a quien encabeza la toma, no es un alumno, es una docente nombrada por el Ministerio de Educación”, había señalado.

Finalmente, avanzada la tarde de ayer los protagonistas de la toma dejaron ingresar al edificio a un grupo encabezado por la delegada administrativa del Ministerio de Educación, Laura Longo. Así pasadas las 20 se confirmó que el grupo firmó un acta donde se comprometía a levantar anoche la ocupación.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico