Atrapan a sospechoso de robo "boquetero" y queda libre horas después

Tras la activación de la alarma y el alerta de un empleado, pasadas las 3 de ayer, la policía persiguió el auto en el que se desplazaban los presuntos autores del robo a Mar del Chubut. Lograron atrapar a uno de ellos y luego de ser imputado por la Justicia recuperó la libertad con presentaciones semanales. La Fiscalía tiene dos meses para investigar su posible participación en ese delito y en otros similares cometidos en los últimos días.

Los “boqueteros” que ayer a la madrugada robaron 200 mil pesos de la pesquera “Mar del Chubut”, en el barrio Industrial, utilizaron una soga con un gancho en su punta para trepar hasta el techo del edificio y luego cortar las chapas.

Utilizaron la misma modalidad empleada en el robo a la sucursal de Neomat, en Kilómetro 4, en donde el miércoles alrededor de las 3, tras desactivar las alarmas y el sistema de cámaras de seguridad, un grupo de delincuentes se llevó una caja fuerte que contenía 57 mil pesos.

El modus operandi también es similar al intento de robo registrado el domingo, siempre de madrugada, en la sucursal de Rada Tilly del supermercado La Anónima, en donde los autores no pudieron llevarse ningún botín porque se activaron las alarmas.

En el robo de ayer a la pesquera “Mar del Chubut”, uno de los sospechosos logró ser detenido por la policía momentos después, a partir de una persecución de nueve cuadras por el barrio Industrial.

La persecución la inició un empleado de la pesquera que alertó a la policía. De ese modo, los efectivos a bordo del patrullero 888 de la Seccional Tercera lograron detener al presunto autor, identificado como José Luis Isarrualde, de 39 años, quien reside en el barrio Stella Maris, pero es oriundo de La Matanza, Buenos Aires. Dijo ser albañil y que hace tiempo que vive en Comodoro Rivadavia.

Según investiga la Fiscalía, Isarrualde y un cómplice habrían sido quienes abrieron el techo de la pesquera y después de introducirse al edificio se llevaron 200 mil pesos destinados al pago de la quincena a los trabajadores. Se trataba de 100 mil pesos en efectivo y 106 mil pesos en cheques.

Al activarse el sistema de alarmas, un empleado de la firma que cuida las máquinas por las noches, logró advertir las sombras de dos hombres que salían de la empresa cargando bolsas y los persiguió en su vehículo.

Los sospechosos se subieron a un Chevrolet Spark -patente IKN 309- y emprendieron la fuga por Pedro Pablo Ortega hacia el sur del barrio Industrial. El dueño de la pesquera alertado por el sistema de alarma se comunicó con la Seccional Tercera y de ese modo, el patrullero 888 a cargo de los cabos primero Manuela Casner y Arnaldo Boedo se dirigieron al lugar.

Al encontrarse en el camino con el empleado de la empresa, los policías se plegaron a la persecución del Spark. Le exigieron al conductor que frenara su fuga, pero no lo hizo y escapó durante nueve cuadras.

La huida culminó en Ortega y Corcoy donde los sospechosos abandonaron el vehículo con las puertas abiertas y comenzaron a correr. El policía Boedo siguió a Isarrualde y logró darle alcance en Ortega y Onetto frente a la distribuidora “Laly”, donde terminó reduciéndolo.

ESCAPO TREPANDO PAREDONES

El sospechoso escapó. El policía Casner, quien lo seguía, dijo a sus superiores que el individuo saltó un paredón de dos metros de alto, pese a tener alambre de púas y que continuó escapando por los predios vecinos hasta perderlo de vista.

Los policías se guiaban por los ladridos de los nerviosos perros de la zona en medio de la oscuridad, pero no pudieron encontrar a ese segundo sospechoso, que se presume que logró internarse entre las edificaciones de la extensión del Stella Maris.

El vehículo que está a nombre de una mujer y radicado en Comodoro Rivadavia fue secuestrado y quedó a disposición de la Justicia.

La policía además secuestró la mochila que Isarrualde arrojó en la huida. Según fuentes oficiales, allí estaba la totalidad del dinero sustraído y cuatro teléfonos celulares sin uso que el dueño de la pesquera tenía en su oficina.

Los jefes de la Comisaría Seccional Tercera ayer evaluaban la posibilidad de darle un estímulo de descanso a los dos efectivos que lograron esa importante detención.

Según pudo conocer El Patagónico, la maniobra de los “boqueteros” quedó registrada en las cámaras de seguridad de la pesquera en la que se lo observa a ambos claramente en su accionar. Con esos registros se trabaja para identificar al segundo sospechoso.

EL SOSPECHOSO DETENIDO YA QUEDO LIBRE

El presuento autor del robo, José Luis Isarrualde, luego de ser imputado por la Justicia recuperó la libertad con presentaciones semanales. La Fiscalía tiene dos meses para investigar su posible participación en ese delito y en otros similares cometidos en los últimos días.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico